Abdominales para el verano

El verano ya está aquí por si alguno no se había dado aún cuenta. Y con él, sus consecuentes temperaturas de infierno y ganas de salir a tomar el aire y refrescarse en la playa. Vaya, que toca enseñar cuerpo queramos o no, porque lo marcan las modas y el calor de nuestros cuerpos, que ansían despojarse de los ropajes pesados del invierno para respirar un poco. Así pues, ya va siendo hora que tengamos un poco la musculatura preparada para lucir nuestras más interesantes galas corporales lo mejor que podamos. Está claro que no todos podemos ni queremos tener un cuerpo cien por cien de acero, pero realizar unos cuanto ejercicios nos garantizará cultivar al menos un cuerpo fibrado y preparado para sacarlo a pasear por las mejores playas.

Lucir abdominales no es una quimera, si trabajamos bien en la causa

Sin duda, de todos los músculos que cubren y dan forma a nuestro cuerpo, el que más fama puede tener (con perdón de los espectaculares bíceps) son los abdominales. Esa eternamente anhelada tabla perfectamente trazada por reducidos cuadrados que a todos y todas vuelven locos. Quién más o quién menos se ha desesperado por lograr definir esa zona central del cuerpo, a base de tablas de abdominales y mucha paciencia. Ciertamente no es una parte fácil de conseguir que destaque como más nos gustaría, pero con disciplina y siguiendo unas cuantas pautas podemos lograr los resultados esperados. Todo es cuestión de practicar con regularidad y no desfallecer (y como siempre, combinar los ejercicios de musculación con una dieta adecuada y algo de trabajo cardiovascular).

En la red mismo podemos encontrar infinidad de tablas de ejercicios para fortalcer y tonificar los abdominales. Sólo teneis que daros una vuelta por los buscadores para dar con el que más os convenga. Nosotros os presentamos a modo de ejemplo el método básico que os garantizará un trabajo genérico en la zona central del abdomen, a través del ejercicio de encogimientos abdominales o “Crunch”.

El procedimiento a seguir es el siguiente: Acostado boca arriba, manos detrás de la cabeza, muslos en la vertical, rodillas flexionadas, inspirar y separar los hombros del suelo acercando la cabeza a las rodillas mediante una incurvación de la columna. Espirar al final del movimiento. Este ejercicio solicita principalmente el recto mayor del abdomen. Para solicitar más intensamente los oblicuos, basta con acercar alternativamente, encogiendo los abdominales, el codo derecho a la rodilla izquierda y el codo izquierdo a la rodilla derecha.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...