6 tendencias gastronómicas que deberían terminar con el 2016

¿Te has visto comiendo un montón de cosas que en su gran mayoría son solo humo con sabor a marketing? Hablamos de esos horrores gastronómicos que esperemos desaparezcan con el 2016.

minihamburguesas

¿Eres de las que adora cenar fuera? Pues entonces estoy segura de que te habrás encontrado con más de una de las tendencias que comentamos hoy en repetidas ocasiones en las cartas de los restaurantes. De hecho, pareciera que todos se han puesto de acuerdo para ofrecer lo mismo. Y si lo mismo implicase una alta calidad, quizás no habría queja. El problema es que en la mayor parte de los casos esas tendencias gastronómicas de moda vienen acompañadas de un alto precio para lo que ofrecen.

Sin embargo, apostar por esas tendencias gastronómicas «poco saludables» no es exclusivo de los locales de ocio. Muchas de ellas son las grandes protagonistas de las estanterías de los supermercados. En esos casos las llegan a vender como verdaderos super-alimentos con grandes propiedades. La mayor parte de ellas se han sacado de estudios de marketing que intentan convencerte de la compra. El boca a boca en redes sociales hace el resto. Y ahí va casi todo el mundo a comprarlos aunque no cumplan lo que prometen. Hoy, en Centro Mujer, lanzamos un listado de esas ideas de alimentación que deberíamos desterrar con el 2016.

Horrores gastronómicos a desterrar en 2016

  1. El ceviche en restaurantes que no saben prepararlo: el ceviche es genial. Eso es lo que dicen los que lo han probado de verdad. Sin embargo, bajo esa pretensión de pescado crudo en ácido se venden todo tipo de sucedáneos en las calles de todas las ciudades. Utilizar un plato de la gastronomía local peruana para desnaturificarlo y justificar la venta de cualquier pescado de baja calidad no ayuda a hacer que se convierta en una receta amada. Si lo quieres degustar de verdad, huye de los restaurantes locales y apuesta por un peruano de verdad. ¡Tu salud te lo agradecerá!
  2. Los germinados en platos en los que no pegan ni con cola: Asia es la leche. Y su variedad gastronómica nos encanta a casi todos. Pero eso no significa, mucho menos con el concepto de «fusión» que cualquier cosa se pueda mezclar con sus ingredientes característicos. De hecho, en cualquier buen restaurante asiático no te sirven germinados en cualquier plato. ¿Entonces, a qué viene ponerlos en cualquier ensalada, plato para compartir o sandwich? Mejor que no inventen tanto, porque si inventando acaban por eliminar el sabor de los ingredientes, mal acaba la historia.
  3. El aceite de trufa que no tiene nada de trufa: está muy de moda, y cada vez que se coloca en un plato, hace que éste aumente de precio. No tengo nada en particular contra este alimento, el problema es que en la mayoría de los sitios en los que lo ofrecen, tiene de trufa un 0%. Se utilizan sucedáneos que dan el olor e imitan el sabor y son bastante dañinos para la salud. Así que, preferiblemente, evítalo cuando salgas a cenar fuera, a no ser que esté completamente garantizado su origen. Y en casa, fíjate bien en los ingredientes antes de comprarlo.

Dí adiós a estas tendencias gastronómicas en el supermercado

  1. Leches vegetales que son mejor que la leche de vaca: las hay prácticamente en los estantes de cualquier supermercado. Sin embargo, no está probado que sean mejor que la leche de vaca. De hecho, muchas contienen grandes cantidades de azúcar, y otras no son capaces de proporcionar los nutrientes de aquella. Por lo tanto, salvo que tengas problemas con la lactosa, no hay motivo para haces esta sustitución. Además, te afecta también al bolsillo.
  2. Sucedáneos veganos de todo tipo de embutidos: ser vegano es una tendencia. Y me parece genial que cualquiera quiera serlo. Ahora bien, si te vas a convertir en vegano para consumir toda una serie de alimentos procesados que imitan a embutidos y preparados cárnicos, pero elaborados con vegetales y un montón de conservantes, no creo que a tu cuerpo le siente bien el cambio.
  3. Super-alimentos a precios disparatados: una fruta de moda, o una verdura asiática vendida casi a precio de azafrán. No nos engañemos. Ningún alimentos por sí solo puede curarte por dentro y por fuera. Así que, si quieres evitar que te estafen con el marketing, huye de toda esta publicidad que solo vende humo y te arruina el bolsillo.

Y ya puestos a pedir deseos gastronómicos para el 2017. No estaría de más que las famosas mini-hamburguesas mejorasen su calidad, o que los baos chinos se rellenasen solo de algunos ingredientes, en lugar de aumentar la oferta como si pareciese que ya no se fabrican más tipos de panes en el mundo. ¿Cuál es tu propuesta gastronómica a vencer en 2016?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...