Alga espagueti de mar

La alga espagueti rica en fibra, es un producto delicatessen que una vez que lo pruebas te trae a la mente las brisas del mar y un sabor parecido a la almeja, sepia o el berberecho. De textura bastante carnosa es muy rica en sales minerales, por su alto contenido en hierro, proteínas, fibra y un sabor que recuerda a la sepia. Sin duda un producto natural y delicado que nos sorprenderá.

Conocida científicamente como Himanthalia elongata, esta alga es la encargada de activar las defensas y regular el colesterol; sus propiedades sirven para depurar y rejuvenecer el organismo, rica en proteínas, fibra, vitaminas y minerales. Destaca su gran riqueza en hierro asimilable, magnesio, calcio y vitamina C. Llega medir hasta 2 metros de largo, de forma alargada y estrecha, color pardo muy sabrosa y frecuente en litorales profundos y aguas nada tranquilas.

Alga peculiar del atlántico con forma de cinta, se desarrolla en las rocas que bañan la marea en las costas limpias y batidas por las olas. Su temporada de recolección es en invierno; sin embargo debemos ser pacientes, ya que crecen hasta alcanzar su desarrollo máximo y calidad comercial en temporada de primavera, época en que sus largas cintas son más tiernas y adquiere el sabor característico a sepia.


En España la Junta de Galicia patrocinó hace un tiempo, una investigación bien detallada, con la finalidad de promover el conocimiento y la divulgación de la inmensa riqueza en algas comestibles y medicinales del noroeste de la península; de esta forma se ha logrado fomentar el consumo de este abundante y saludable producto del mar, antes poco aprovechado. Galicia es de clima templado y con una latitud semejante a Japón, posee una costa variada, de contrastes que junto con las diferencias de salinidad, hacen que este litoral guarde una gran variedad biológica compuesta principalmente por bosques submarinos y vergeles de colores con algas como el Espagueti de Mar, el Kombu, el Fucus o el alga roja Chondrus de la zona intermareal.

Las conserveras se encargan de recolectar manualmente a estas algas en los mejores bancos de las costas gallegas y coincide con la primavera y el verano, cuando los días tienen más horas de luz. Sin embargo en otoño, casí todas las variedades de algas se marchitan, debiendo aprovecharse el tiempo antes de la llegada del equinoccio para recogerlas. Se recogen cortándolas, de tal forma que se favorece su reproducción y este proceso debe hacerse en aguas limpias. Habiéndolas recogido se secan naturalmente al sol, así conservan sus propiedades y una vez secas quedarán listas para trocear, empaquetar y almacenar en envases impermeables, evitando que uno de sus componentes: la sal, atraiga la humedad del ambiente; de esta manera se pueden conservar por años y sin refrigeración.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...