El entorno de la estación de Astún

Hasta que no lleguen las nieves, quizás quieras conocer el entorno natural de la estación de Astún. Se trata de un lugar con cuevas milenarias y un parque natural

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido está cerca de Astún

Como casi todo en la vida, en el esquí también hay que variar y probar nuevas experiencias. Así que me planteé hacer esquí en Astún que tampoco está tan lejos de dónde resido. Además, me han hablado muy bien de esta estación de Huesca por lo que estoy deseando probar in situ sus excelencias. Pero además de esquiar me gusta disfrutar del entorno, por lo que aprovechando que aún no ha llegado la nieve, me he propuesto pasarme un fin de semana o uno de los próximos puentes para conocer esta zona.

Se trata, sin duda, de una zona llena de atractivas visitas que harán que se esfume el aburrimiento. Por ejemplo, podemos visitar la cueva de las Güixas, que está en la cercana población de Villanúa de Jaca. Parece que estas milenarias cuevas han estado relacionadas con la existencia de brujas reunidas en aquelarres que se celebraban precisamente en este mágico lugar. Pero obviando esta leyenda, se trata de una visita que no decepciona. Es impresionante cómo se puede observar el efecto del agua sobre el terreno calizo.

Se calcula que estas cuevas tienen un origen de unos 25.000 años. Hoy es un auténtico espectáculo de estalagmitas y estalactitas que llenan el recorrido de casi un kilómetro. Es interesante comprobar cómo a medida que avanzamos en este recorrido, se va ganando altura hasta alcanzar nada menos que 16 metros y con una colección de formas imposibles.

Siguiendo con esta temática naturalista, otro tesoro es el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el más antiguo de los parques naturales españoles. En este conjunto montañoso podrás disfrutar de unos paisajes increíbles en los que las elevadas cimas le otorgan un clima y unas condiciones muy peculiares. La posibilidad de poder ascender al macizo del Monte Perdido, instalado imponente a una altitud de 3.355 metros, nos regalará unas vistas dignas de fotografía ganadora de premio Pulitzer.

Y por qué no hacer una visita cultural y así descansar nuestras piernas de tanto senderismo. Y es aquí donde podremos disfrutar de una de las paradas obligadas del Camino de Santiago. Se trata del Monasterio de San Juan de la Peña, un conjunto arquitectónico proveniente de la época medieval. Es un privilegio poder observar la buena conservación de sus edificaciones que nos explican, para los ojos entrenados, los diferentes estilos arquitectónicos originarios. Especialmente destacadas son las obras románicas de los siglos XI al XIII, tanto arquitectura, pintura como escultura.

Fotografía: Jsanchezes

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...