El legado de Elisabeth Taylor a subasta

Christie’s subastará el próximo 14 de diciembre el legado de Elisabeth Taylor. Se trata de una colección de 269 joyas que se consideran verdaderas obras de arte, como el collar de perlas y rubíes de Cartier que Richard Burton regaló a la célebre actriz. Este había adquirido la pieza principal de este collar por 37.000 dólares antes de regalárselo a Taylor y con él se espera obtener ahora de 2 a 3 millones de dólares.

Liz Taylor en 'Cat on a hot tin roof'.

Otra de las piezas destacadas de la subasta es su colección de ropa, tanto de alta costura como pret-à-porter, que forma un conjunto de 400 prendas entre las que se encuentra un Christian Dior blanco de organza de la colección primavera/verano de 1987, un vestido rojo de Valentino, un Tiziani, un Halston o un Givenchy, entre muchos otros. En total, se trata de cinco décadas de vestidos ofrecidas al mayor mitómano o al mayor coleccionista de alta costura.

La célebre casa londinense tiene un departamento específico de moda, lo que pone en evidencia que las subastas de ropa están más de moda que nunca. En realidad, estos encuentros no son nada nuevo y es que Christie’s ya hizo una subasta de ropa de trajes de Chanel en los años setenta. Sin embargo, en la actualidad existen casas de subastas que trabajan exclusivamente con ropa, como Kerry Taylor de la firma Sotherby’s o la casa Durán en España, por citar sólo algunas. Así que podríamos afirmar que, poco a poco, la moda está ganando terreno como pieza de inversión.

Pero, ¿Cuál es la clave para la revalorización de las prendas de moda? Obviamente, y en primer lugar, necesitamos que la prenda sea exclusiva. En segundo lugar, es necesario que el diseñador goze de prestigio dentro del mundo de la alta costura, y por mucho que quede mal decirlo, suele ayudar que haya muerto y se haya convertido en mito, como es el caso de Alexander McQueen.

Sin embargo, lo que realmente ayuda a convertir las piezas de moda en auténticos bienes revalorizados es que alguien «importante» hubiese lucido la ropa o la joya en vida. En este sentido, sería un buen ejemplo de ello el Givenchy negro que Audrey Hepburn lució en ‘Desayuno con diamantes’ y que alcanzó los 900.000 dólares a finales de 2006, de la mano de un coleccionista privado. Pues bien, todo apunta a que se puedan repetir cifras similares en la próxima subasta que tendrá lugar en Christie’s el 14 de diciembre, con el legado de la desaparecida Elisabeth Taylor.

Foto: kndynt2099

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...