El Transcantábrico; un hotel de lujo sobre ruedas

Probablemente el lujo sean muchas cosas, y en muchas ocasiones lo hemos visto llegar al mundo del transporte. En este caso te contamos todo lo que debes saber sobre el hotel-tren El Transcantábrico.

Transcantabrico

Hoy vamos a hablarte de nuevo de hoteles de lujo, de esos alojamientos que no solo te ofrecen una experiencia asequible a muy pocos, y una aventura que desde luego te permitirá vivirla con los cinco sentidos. Hoy nos vamos a conocer una propuesta realmente curiosa en el mundo de los viajes de lujo, y que además, la tenemos cerquita de casa, ya que no hay que salir de España para vivirla. Antes de pasar a contarte con detalle de qué va todo esto; añado unas pinceladas. Un tren. Mucho vintage y muebles antiguos. Una historia. Un servicio impecable. Paisajes increíbles. Y habitaciones sobre ruedas. Así es El Transcantábrico; un hotel de lujo sobre ruedas.

Pero ¿de qué va todo esto? Pues bien. El Transcantábrico es precisamente el tren del siglo XX que recorría la cornisa cantábrica. Ahora, evidentemente, para transformarse en un servicio de lujo, lo que ha hecho es reconvertirse en un servicio con todo lujo de detalles. En él se hace vida. Se come, se duerme y se recorre España. Pero todo ello con unos detalles que marcan la diferencia. Las habitaciones de las que disponen son solamente de dos tipos. La diferencia entre la más costosa y cómoda, y la que en realidad es en todo caso una suite, es precisamente el espacio disponible y la decoración. En las primeras, además del espacio del dormitorio y el baño, hay un salón en el que relajarse en la intimidad de un espacio privado. La decoración es también mucho más pomposa. Pero ambas se convierten en grandes opciones para disfrutar de un viaje diferente, pensado para los más sibaritas.

Pero El Transcantábrico es más que un hotel de lujo sobre ruedas. Al menos más que un transporte que nos lleva y nos trae hacia el destino elegido, y en el que dormir plácidamente rodeado de lujos. Dijimos que era un hotel, y un hotel además de habitaciones tiene también una serie de cosas imprescindibles. Entre ellas la gastronomía. En este caso, esa parte del tren, en la que se sirven todas las comidas del día a la carta, se encuentra en manos de chefs del norte de España, de la zona cántabra, los cuales tienen un alto prestigio reconocido en el ámbito nacional e internacional y que harán las delicias de tu paladar.

Los salones de té, un vagón panorámico o un vagón en el que se celebran espectáculos musicales completan la oferta de ocio que nos ofrecen en El Transcantábrico. ¿Qué te parece la propuesta?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...