Las mejores piscinas de hotel

Un pequeño recorrido por algunas de las mejores piscinas que ofrecen los hoteles de lujo de todo el mundo, algunas en un entorno único y otras con todos los detalles imaginables

El Hotel Caruso dispone de una piscina con una panorámica espectacular

Si eso de remojarte en una piscina de inflable pasó a mejor vida y te gusta refrescarte en una buena piscina, te propongo unas cuantas opciones. Todas ellas de un lujo exquisito que harán las delicias de los más exigentes, aunque tampoco es aconsejable para la salud de todos los bolsillos, únicamente  para los que se puedan permitir un buen dispendio. Lo interesante es que en esta lista que a continuación verás, forman un conjunto ecléctico en el que hay sitio para lo más tradicional, lo más moderno o mezclado con escenarios naturales que quitan el hipo.

Empecemos por el Castel Monastero de la Toscana italiana. Por si la bellísima localidad no fuera ya un suficiente reclamo, este edificio medieval se erige desde el XI y nos permite disfrutar del privilegio de nadar en su fantástica piscina rodeado de tanta historia. Siguiendo el mismo estilo pero sin tanta historia encima, se encuentra el Costa Careyes Resort de México, donde el suertudo huésped de este pequeño castillo encima de un acantilado tendrá la oportunidad de disfrutar de una piscina que rodea el alojamiento mirando el Caribe.

En cuanto al siguiente ejemplo se podría situar entre aquellas piscinas estudiadas al milímetro, llena de detalles para ofrecer todo lo que una persona pueda imaginar. Se trata de la Piscina Delano, en South Beach. Se podría decir que es una reinvención completa de la forma estándar de este tipo de cubículo. Esta creación es más parecida a un salón de agua, con música relajante bajo el agua y zonas independientes dedicadas a la flotación y la meditación. Además, junto a la piscina hay una cabaña con un mayordoma para satisfacer todo lo que tu estómago quiera.

No se podría hablar de piscinas de lujo sin la del Hotel Caruso, de la Costa Amalfi. Mundialmente conocida por el efecto visual mágico de un borde infinito, En el punto más alto del Ravello. La piscina se accede a través de un camino lleno de rosas bajo una pérgola cubierta, con ríos que regalan a los oídos sus musicales cursos a lo largo de canales de piedra. La piscina tiene forma elíptica que se adapta con la geografía de la escarpa. Con este mismo efecto y siendo tan o más famoso que la del Hotel Caruso, está el Perivolas Infinty Pool, uno de los lugares más magníficos del mundo y que han aparecido en múltiples portadas de viajes. Contruida como un anfiteatro, este lugar combina una amplia panorámica con el lujo de la tranquilidad absoluta. Para proteger la privacidad de los huéspedes, las higueras y los geranios al rojo vivo rodean estas casas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...