Los zapatos más caros del mundo

Algunas de las marcas y modelos exclusivos más caros del mundo. De los Manolo Blahnik popularizados por la serie Sexo en Nueva York pasamos a zapatos de oro o adornados con rubíes o diamantes. Un lujo al alcance de muy pocos, aunque de las grandes creaciones suele existir siempre una versión más humilde, o una colección adaptada, a la que los bolsillos precarios pueden acceder.

Tienda Manolo Blahnik en Nueva York

Tienda Manolo Blahnik en Nueva York

Glamurosos y embellecedores, diseño en estado puro para las amantes de la sofisticación. Los zapatos son un distintivo más de identidad, un complemento que debe estar acorde con nuestra vestimenta e incluso con nuestro carácter. Repasamos hoy algunos de los zapatos más caros del mundo, algunos piezas de museo y otros caprichos que marcan tendencia.

El mundo se ve de distinto sobre unos Manolos, o así opina Carrie Bradsaw, protagonista de Sexo en Nueva York. La musa del glamour del siglo XXI, cuyo armario ya lo querríamos muchas (sin ir más lejos, la misma Sarah Jessica Parker), ha puesto de moda al diseñador Manolo Blahnik. Y no sólo en la serie, también en la película. En ella el personaje de Mr. Big le pide a Carrie que se case con él regalándole el modelo Hangisi, unos zapatos en raso de seda azul eléctricos y con un tacón de aguja de nueve centímetros, todo ello rematado con un broche a base de cristales Swaroski. De hecho, los pudimos contemplar cuando, coincidiendo con el estreno del film, tuvo lugar en Madrid una exposición de los Manolos de la serie. De todo esto se intuye, pues, que no es un capricho barato: enfundarse unos Manolo Blahnik cuesta entre 400 y 3000 euros.

Tampoco sale muy a cuenta comprarse unos Jimmy Choo, cuyo precio oscila entre los 400 y los 1000 euros. Tamara Mellon, editora de la sección de accesorios de Vogue UK, los sacó al mercado el 2006 tras «no encontrar ningún zapato que respondiera a su estilismo». No es mala idea, dan ganas de vaciar el armario sobre la cama y echarle imaginación, ya que puede que nuestro estilo tampoco tenga «respuesta» a modo de calzado. No, no somos Tamara Mello, pero sus propuestas están a nuestro alcance desde el pasado otoño. Jimmy Choo diseñó una campaña para H&M de la que puede que aún queden resquicios, y que permite acceder a la sensualidad de sus creaciones a un precio mucho más asequible.

Pero no sólo de marcas va el asunto. También existen zapatos exclusivos que, por su historia o por su elaboración, son de un precio desorbitado. En este caso, se trata más bien de piezas de museo o de caprichos para economias muy holgadas. Así, por ejemplo, existen un par de sandalias de Santoni Donna adornadas con diamantes de doce quilates. Su coste no sorprende: más de tres millones de euros. También tres millones, de dólares en este caso, cuestan las zapatillas que Ronald Winston diseñó para conmemorar el cincuenta aniversario de El Mago de Oz. Y es que, si las de Judy Garlan estaban hechas con lentejuelas, estas lo están con más de 4500 rubíes. En la misma línea, hace un par de años el Consejo Mundial del Oro encargó unos zapatos hechos con 680 gramos de oro en estado puro. Los zapatos fueron presentados desde un escaparate, en China, y se calcula que su valor supera con creces los 25.000 euros.

Los hay para todos los gustos, aunque no para todos los bolsillos. Siempre nos quedará el consuelo de que los grandes modelos tienen su versión humilde. O sino, siempre podemos ir antes de que acabe la temporada a H&M y probar suerte.

Foto: Manolo Blahnik shoes por scalleja en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...