Alimentación infantil: cosas que no deberías darle a tu bebé con menos de 12 meses

Si te preocupa la alimentación de tu pequeño, entonces deberías echar un vistazo al listado de alimentos que no deberían aparecer en la dieta antes de un año.

alimentacion infantil

La alimentación y la nutrición son conceptos realmente importantes de los que debemos preocuparnos a cualquier edad. De hecho, no es la primera vez que en nuestro blog te hablamos de lo fundamental que resulta mantener una dieta equilibrada en la que los alimentos más variados pasen a formar parte de la alimentación en nuestro día a día. Sin embargo, en el caso de los más pequeños, hay que tener cuidado porque hay ciertos productos que conviene evitar tanto porque pueden ser peligrosos a la hora de que se atraganten, o por el hecho de que en realidad sus estómagos aún no están preparados para procesarlos. Y es precisamente de algunos de ellos de los que hablamos hoy.

Sobre todo en el caso de las madres primerizas, la preocupación por la alimentación infantil suele ser algo realmente importante y que hace que duden en muchos casos de lo que deben prepararle a sus pequeños. Sin embargo, no siempre hay que estar en alerta máxima, ya que hay muchas cosas que comemos los adultos y que a los peques les encantan. Tan solo hay que utilizar el sentido común y dejarse asesorar por el pediatra a la hora de elegir los alimentos que formarán parte de la dieta habitual de los niños que tienen una edad inferior a un año.

Alimentos a evitar en niños menores de un año

  • La sal: con la sal estamos casi siempre peleados por el abuso de ésta en nuestra alimentación diaria. No se trata solamente de un hecho importante a la hora de evitar salar de más los alimentos, sino que muchos preparados incluyen entre sus componentes demasiada sal. Y si en los adultos el asunto es preocupante, lo es más aún en los pequeños, ya que estos no son capaces de procesarla de manera correcta y hace que sus riñones puedan sufrir dolencias. Así que si aún no lo haces, mejor elimina la sal en la alimentación de tu bebé porque las estadísticas dicen que se consume un 33% más de lo recomendado en el caso de los niños menores de 1 año.
  • Frutos secos: los frutos secos no tienen nada de malo en la alimentación infantil. El problema es dárselos a los pequeños enteros. En esos casos nos encontramos con que la apuesta podría ser bastante más peligrosa ya que los niños podrían acabar atragantándose y viendo como su salud se ve seriamente afectada por ellos. Así que si quieres alimentarles en base a estos por todas las propiedades que tienen positivas para tu niño, lo mejor es triturarlos o comprarlos en alimentos preparados que los incluyan entre sus ingredientes.
  • Los lácteos con poca grasa: nos obsesiona tanto el peso que en ocasiones confundimos delgadez con salud. Los niños menores de un año se encuentran en pleno proceso de crecimiento y precisamente por esa razón las grasas cobran un papel fundamental. Así que si a tu pequeño le vas a dar lácteos en su alimentación cotidiana, estos deberían ser en todos los casos enteros. Además, hay que tener en cuenta que en la grasa de algunos de ellos hay vitaminas esenciales para estas edades, a las cuales no deberías renunciar por lo que es un error.
  • Pescados: hay que tener cuidado con los pescados porque precisamente por muchas artes de pesca y la contaminación de las aguas, estos pueden ser realmente peligrosos por la concentración de mercurio que tienen. Precisamente por esa razón vale la pena estar atentos al consumo de este tipo de alimentos, y siempre que sea posible sustituirlos en el primer año de vida del pequeño por otros más seguros para su correcta nutrición.
  • Proteínas poco «hechas»: especialmente la carne poco hecha puede ser muy difícil de digerir para el bebé, y además, puede contener ciertos microorganismos que atacan a su salud. Por ello, a la hora de elegir proteínas, es preferible pasarse un poco con la cocción que quedarse corto, al menos si pensamos en la salud de nuestro pequeño por delante del sabor del alimento.
  • Espinacas: aunque las espinacas son muy saludables y muy pocos nutricionistas podrían decirnos que no es bueno consumirlas, en el caso de los niños pequeños se asocian a algunas enfermedades y síndromes que podrían evitarse sustituyéndolas por otras verduras. Teniendo en cuenta que en el mercado hay una gran variedad de ellas, no creo que sea demasiado problemático encontrar otras a la hora de preparar los alimentos del pequeño para una dieta bien equilibrada.

¿Te ha sorprendido algún alimento de esta lista de cosas que no deberías darle a un bebé con menos de un año? ¿Tú qué otros alimentos excluyes?

Imagen: Sanutri Alimentación Infantil

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...