Alimentos recomendados si has decidido dar el pecho a tu bebé

Si has decidido dar el pecho a tu bebé debes saber que debes comer más de lo normal para poder alimentar a tu bebé de forma correcta, pero no debes comer cualquier cosa. Lee el siguiente artículo para que sepas lo que puedes comer

lactancia

Ser madre es un hecho muy importante en la vida de una mujer. Pero después de pasar la grata experiencia de serlo, llega el período de la alimentación del bebé o lactancia, y aunque ahora ya no se puede aplicar el dicho de que la madre come por dos, si tiene que alimentarse correctamente para recuperarse del esfuerzo del parto y también para poder alimentar correctamente a su bebé. La lactancia materna es una opción que muchos pediatras recomiendan para que los bebés crezcan mucho más fuertes y que mejora el vínculo de unión entre la madre y el recién nacido.

Transcurrido el trabajo de parto, se pone en marcha la producción de prolactina que es una hormona que favorece la producción de la leche materna  y este proceso se ve favorecido por la succión frecuente del bebé a la hora de mamar. Son muchas las cosas que aprenderás y que cambiarán en tu cuerpo durante este período, pero será solo una etapa más a la que tengas que enfrentarte a la hora de ser madre y cuidar de tu pequeño.

Durante la lactancia materna, tu bebé no va a necesitar comer nada más pues estará suficientemente alimentado, e incluso hidratado pues no va a necesitar beber agua. En realidad esto es la teoría porque son muchas las leches maternas que no son suficientes para los pequeños, y algunas mujeres tienen problemas para poder estar disponibles en la lactancia materna para sus hijos. En ese caso, lo mejor es consultar con el doctor para que sea él quien te indique lo que debes hacer. Lo que no se puede negar es que los beneficios de la lactancia materna son muchos y entre ellos podemos destacar:

  • Seguridad alimentaria y máxima higiene en  las tomas de leche
  • Se fomenta el vínculo afectivo madre-hijo
  • Transmisión de inmunoglobulinas al bebé para prevenirlo en futuras infecciones
  • Mejor control de peso de la madre y disminución progresiva del mismo.

Después del parto las necesidades calóricas de la madre aumentan considerablemente, pues debe recuperarse y debe  estar lo suficientemente fuerte para poder alimentar a su bebé de manera eficiente. Pero esto no quiere decir que la nueva madre debe comer de una manera convulsiva sino que debe hacerlo de una manera consciente controlando los nutrientes para satisfacer sus propias necesidades y las de su bebé. En primer lugar debe aumentar la ingesta de proteínas de 2 gr de proteína por peso corporal al día, sin embargo las grasas y los hidratos de carbono deben mantenerse en la forma habitual. En cuanto a los minerales, debe incrementar la ingesta de calcio y fósforo pues estos minerales participan en la mineralización ósea y desarrollo dental y neurológico del bebé. Con respecto a las vitaminas, su consumo debe incrementarse notablemente. Y por último la hidratación, la madre lactante debe hidratarse correctamente, pues la leche materna está compuesta mayoritariamente por agua. Una madre lactante debe beber entre 2 o 2,5 litros de agua al día. Los alimentos lácteos también deben incrementarse pero es preferible consumirlos bajos en grasa.

Alimentos para una lactancia materna saludable

En cuanto a los alimentos diarios es aconsejable que tome cuatro raciones al día que pueden ser de los siguientes alimentos recomendados:

  • Las carnes deben ser magras y deben eliminarse los embutidos.
  • Debes consumir pescado a diario, tanto blanco como azul
  • Es recomendable consumir cuatro o cinco huevos a la semana
  • Los cereales es preferible que sean integrales
  • Las legumbres son muy necesarias pues aportan gran cantidad de proteínas y poca grasa
  • Las frutas, verduras y hortalizas deben estar presentes diariamente en la dieta de una embarazada
  • En cuanto a las grasas, lo mejor es optar por el aceite de oliva
  • Chocolate, bollería industrial y refrescos deben consumirse de forma puntual pues aportan calorías vacías, es decir sin ningún tipo de nutriente adicional.
  • Modera el consumo de sal
  • Procura no picotear entre horas, en caso de tener hambre, elige alimentos desantados o frutas
  • No fumes ni bebas alcohol
  • Incrementa el aporte de yodo

A partir de ahora, tienes que cuidarte y cuidar de tu bebé para que su llegada al mundo sea lo más agradable posible para ti y para él. Así que pon en marcha estos consejos para asegurarte una correcta alimentación para ti, y a la vez para el pequeño de la familia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...