Dudas resueltas sobre el parto prematuro

Si estás embarazada y existe la posibilidad de que se adelante el día de dar a luz, o temes que eso ocurra, hoy te ayudamos a resolver las dudas más frecuentes sobre el parto prematuro.

parto prematuro

Durante el embarazo son muchas las dudas que asaltan a las mujeres que se encuentran esperando la llegada de su bebé. Sin embargo, unas de las más frecuentes están relacionadas con la llegada antes de tiempo del pequeño, o lo que es lo mismo, lo que se conoce como parto prematuro. Precisamente porque sí se da puede generar problemas para la madre y para el bebé, hoy queremos resolver algunas de las dudas más habituales.

Si el parto prematuro es una de tus preocupaciones probablemente lo que vamos a contarte hoy te sea de gran ayuda porque te ayudaremos a resolver las que son las dudas más frecuentes sobre este tema. ¿Te animas a salir de ellas y a intentar evitar que te ocurra a ti?

¿Qué es un parto prematuro?

Se considera que un parto es prematuro cuando ocurre antes de la 37 semana de gestación. En la mayoría de los casos se inicia entre la semana 32 y 36, pero también es posible que ocurra en la semana 28 o incluso antes. Ocurre como consecuencia del inicio espontáneo del trabajo de parto, aunque la causa principal es la rotura de membranas (rotura de la bolsa de aguas).

¿Qué es lo que produce un parto prematuro?

Generalmente se desconocen las causas del parto prematuro, pero existen unos factores de riesgo que pueden influir en un parto prematuro:

Infecciones

  • Las infecciones en el aparato genital se asocian a mayor riesgo de parto prematuro.
  • Las bacterias causantes de la infección pueden debilitar las membranas que rodean al saco amniótico y provocar que se rompa .
  • Las bacterias también pueden provocar una infección en el útero, que podría ocasionar un parto prematuro.
  • Algunas infecciones no uterinas como infección de riñón, pulmonía o apendicitis también aumentan el riesgo de parto prematuro.

Relación con la edad materna

Si la madre es menor de 20 años o mayor de 34, existe una gran posibilidad de que el parto sea prematuro. Aunque la edad no es en sí el factor determinante, sino las condiciones, pues las madres menores suelen realizar menor seguimiento del embarazo y las madres mayores de 34 suelen someterse a tratamientos de fertilidad que dan lugar a embarazos múltiples.

Ganancia excesiva de peso durante el embarazo o lo contrario, estar demasiado delgada o tener nutrición insuficiente

Además de una mala alimentación, no tener los hábitos saludables que se necesitan para el desarrollo normal del feto influye considerablemente en la salud del parto.

  • Consumo de tabaco durante el embarazo o de cualquier otro tipo de droga
  • Las drogas y el alcohol son perjudiciales durante el embarazo. Si eres fumadora el riesgo de parto prematuro se duplica.

Tener sangrados vaginales durante el primer y segundo trimestre

Aunque no siempre están relacionados con un parto prematuro, sí que pueden ser uno de los síntomas a considerar. Si los tienes, lo mejor es que consultes con tu médico especialista y le comentes lo que te ocurre.

Padecer anemia

La anemia es una de las enfermedades que generalmente está asociada al parto prematuro. En ese sentido es importante que tu médico esté al corriente y que sea él el que te alerte de los riesgos y problemas que puede causarte.

Antecedentes de partos prematuros previos, cuanto más tempranos, mayor riesgo de repetirse

Cuando han existido anteriormente estas complicaciones, la genética tiende a hacer que los riesgos para los embarazos posteriores continúen.

Embarazos múltiples.

En este tipo de embarazos, casi la mitad de ellos, el parto sucede de forma prematura. Si te quedaste embaraza de nuevo y sólo han transcurrido 6 meses después del parto.

Alto nivel de estrés

Un estrés intenso provoca la liberación de hormonas que desencadenan las contracciones del útero y el parto prematuro. Las mujeres que trabajan de noche o permanecen de pie durante largos períodos, poseen mayor riesgo de tener un parto prematuro.

Factores genéticos

Algunos investigadores creen que la genética puede explicar los diferentes porcentajes que se dan entre las distintas razas

Placenta previa durante el embarazo, cerca del cuello uterino o por encima de él.

El inicio del parto prematuro puede retrasarse durante un tiempo y permitir que el bebé permanezca dentro del útero para evitar posibles riesgos en la supervivencia y salud del bebé, por eso la madre debe estar atenta a los síntomas y acudir al especialista en cuanto los sienta:

  • Sangrado durante el segundo trimestre, no asociado a placenta previa
  • Contracciones uterinas seis semanas antes de la fecha del parto
  • Cambios cervicales detectados en la ecografía
  • Dolor en la parte baja de la espalda o abdomen
  • Presión en la ingle y en los muslos
  • Rotura de la bolsa de aguas
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...