Las mujeres pueden ser madres a cualquier edad gracias a un trasplante de ovario

La denominada técnica de congelado ultrarrápido del tejido ovárico ha mejorado hasta tal punto que podría tener el mismo índice de éxito que los trasplantes con tejido fresco.

Mediante este procedimiento se podrían congelar fragmentos del ovario, almacenarlos durante décadas, y remplazarlos más adelante, burlando así la menopausia y devolviendo la fertilidad a mujeres que, hasta ahora, no podían tener hijos. Las mujeres ya sólo dependerán de su habilidad física para sobrellevar el parto, pero biológicamente sería posible tener hijos con cualquier edad.

Esta ha sido la conclusión a la cual ha llegado el doctor Sherman Silber, director del Centro de Infertilidad de St.Louis (Missouri, EE.UU.), que ha compartido sus investigaciones en la 25 conferencia anual de la Sociedad Europea de Reproducción y Embriología. En su comparecencia el doctor afirmó que “estamos sufriendo una epidemia de infertilidad masiva y global causada por la nueva estructura de nuestra sociedad en la que las mujeres deciden no tener hijos hasta que son mayores. Esto hace que muchas de ellas no sean fértiles cuando deciden finalmente tener hijos, dado el envejecimiento de sus óvulos y ovarios”.


Según la investigación llevada a cabo por el equipo del doctor Silber, la congelación del tejido ovárico mediante el método de la vitrificación, que evita la formación de hielo, hace que la viabilidad de los óvulos sea prácticamente idéntica a la de los trasplantes al natural. El equipo verificó la viabilidad de éstos mediante una prueba estándar que determinó la correcta preservación de los ovocitos –las células precursoras de los óvulos–, al natural y congelados mediante dos métodos, la vitrificación y la técnica clásica. El estudio observó los ovocitos extraídos de 15 mujeres jóvenes que estaban sometiéndose a un tratamiento de cáncer. “Vimos que el 91,9% de los ovocitos al natural eran viables para el trasplante comparados con un 88,9% de los vitrificados. Sin embargo, la congelación estándar sólo tuvo un 56% de viabilidad”, explica el doctor Silber.

Todas las mujeres tuvieran un ciclo menstrual normal cuatro o cinco meses después de la operación. En cinco de los doce casos la función ovárica continuaba funcionando durante los cinco años en los que se realizó el seguimiento. No se halló ninguna diferencia en términos de embarazo y ciclo menstrual entre los trasplantes al natural o con tejidos congelados.

Imagen | jacob_ruff

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...