Obligada a tener un hijo la menor paraguaya de solo 10 años

Los países de América Latina y sus legislaciones antiaborto complican la vida a muchas mujeres y niñas. En este caso se ha negado el aborto a una menor de 10 años, violada por su padrastro.

aborto

El aborto, y sobre todo la legislación sobre éste vuelve a ser un tema polémico que se cuela en la actualidad informativa. De hecho, en este caso, la noticia que salta a los tabloides de todo el mundo pone los pelos de punta. Los pone por el hecho en sí mismo, pero también por la reacción de las autoridades que denota cómo todavía el mundo se encuentra realmente atrasado en estos supuestos y además cómo los derechos de la mujer quedan en un segundo plano cuando se trata de un embarazo. Por si todavía no conoces el caso, nos referimos a la niña de tan solo 10 años de Paraguay a quién le han denegado el aborto a petición de su madre.

Esta pequeña sufrió una violación por parte de su padrastro. A consecuencia de ello se encuentra ahora embarazada de 22 semanas, y por la constitución de su cuerpo, de apenas 35 kilos, así como por su edad, la madre de ésta solicitó una medida de aborto alegando que ponía en riesgo su vida al intentar llevarlo a buen término. El gobierno se lo ha denegado asegurando que en Paraguay la vida se defiende, y añadiendo además que aunque tienen muchos casos como éste, y las violaciones en menores se repiten, lo importante es poder llevar a buen puerto la gestación. Parece que no importa el daño psicológico y físico en la menor, ni tampoco que el padre de ese bebé sea su padrastro, y que ahora la madre de la niña esté en la cárcel.

Cuestión de prioridades

Cuando hablamos de las legislaciones del aborto en América Latina, siempre nos encontramos con la misma problemática: apenas hay libertad de decisión. Las normativas se mantienen prácticamente idénticas y el aborto se penaliza en prácticamente todos los supuestos. Paraguay solo acepta el aborto en el caso de que la vida de la madre corra peligro, y hay casos en El Salvador en los que las madres han ido a prisión por dar a luz a sus hijos muertos. Se trata de un verdadero disparate que hace que las mujeres no estén protegidas, y que además, coloca en primer término a los bebés no nacidos frente a un sujeto que ya tiene derechos adquiridos.

Pero si cada caso es un mundo, y puede que algunos llamen más la atención que otros, lo que no se puede permitir es que una niña, que debe ser respetada como tal y que además tiene derechos precisamente por no ser mayor de edad, tenga una vida de escarnio por una decisión de su gobierno. Con 10 años difícilmente va a ser capaz de asumir ese rol de madre que tendrá que jugar. Es más, no está capacitada para ello. Y además, ella no lo ha elegido. Hablamos de una violación que en sí mismo es un hecho traumático. Pero si además le añadimos el componente de que ésta se produjo por parte de su padrastro, y que a raíz de los hechos la madre de la pequeña está en la cárcel, no creo que se esté poniendo a esa niña en un primer plano. El futuro que le espera a ella, y al pequeño, en caso de que sea capaz de llevarlo adelante va a ser sin duda muy crudo. La desestructuración familiar, junto con la vivencia traumática podrían truncar para siempre sus vidas.

Una cuestión de salud física

Pero mucho más allá de los planteamientos relacionados con la salud psicológica de esa niña, no se puede olvidar que esta pequeña tiene solo 10 años. Su cuerpo no está preparado para dar a luz. Apenas pesa 35 kilos y los médicos están prácticamente convencidos de que no logrará tener al bebé. Pero no se trata solo de que no logre tenerlo, sino del hecho de que al intentarlo, puede incluso perder la vida.

Muchas asociaciones han clamado en la red y en todo el mundo para que el gobierno de Paraguay cambie de idea. Pero de momento, no han logrado un cambio de postura, y ésta parece cada vez más lejana. Sin embargo, más allá del caso de esta pequeña, creo que todos los países de Latinoamérica influenciados por la religión católica y con unas leyes del aborto tan cerradas deberían abrir un debate cuanto antes. ¿De verdad éste es el trato que se merecen sus mujeres y niñas? ¿De verdad con estas decisiones se están defendiendo sus derechos como proclaman los políticos? Yo creo que no.

Imagen: gaelx

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...