Si le das el pecho le proteges de enfermedades autoinmunes

La lactancia materna supone grandes beneficios para el bebé. Este modo natural de alimentar al recién nacido tiene efectos protectores. Uno de ellos es su capacidad para reducir el riesgo de que el niño sea celíaco. Prolongar la lactancia durante el inicio de una dieta con gluten reduce el riesgo de desarrollar intolerancia a esta sustancia.

Como recuerda el Grupo de Trabajo de Enfermedad Celiaca de la Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas, la leche materna contiene un gran número de componentes que ayudan y protegen al niño de enfermedades autoinmunes.

Su eficacia protectora puede llegar a disminuir hasta en un 60% el riesgo de ser celíaco siempre que se introduzca el gluten a partir de los 4 meses de edad, mientras el bebé continúa alimentándose con leche materna.

De acuerdo con los últimos datos del registro de nuevos casos de enfermedad celíaca el 42% de los diagnósticos de enfermedad celíaca se produce en niños de entre 2 y 6 años. Uno de cada 80 niños españoles sufre esta enfermedad, que se caracteriza por intolerancia al gluten.

Según el doctor Luis Peña, presidente de la Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica, «la leche materna contiene un gran número de componentes que ayudan y protegen al niño a través de una serie de mecanismos biológicos complejos, incluyendo la creación de defensas de las infecciones y el desarrollo de tolerancia frente a antígenos alimentarios».

Un diagnóstico y tratamiento precoces pueden evitar problemas a largo plazo como osteoporosis y osteopenia y, además, pueden contribuir a disminuir el riesgo de desarrollar otras enfermedades autoinmunes asociadas a esta patología.

Por lo tanto se puede decir que dar el pecho al bebé es tan beneficioso tanto para la madre como para el recién nacido.

Imagen | ropabebe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...