Si tu hijo se declara en rebeldía

Three Young Teenagers

Llegada la adolescencia podemos comenzar a notar que los hijos se declaran en rebeldía y no quieren acatar ninguna de las normas, se revelan contra cualquier imposición, y tienen los nervios a flor de piel.

La adolescencia es una época de importantes transformaciones, por lo que no deja de ser lógico que los conflictos familiares sean una constante. Tan solo hay que pensar cuando nosotras fuimos adolescentes.


Si nos paramos a pensar, el adolescente sigue necesitando el apoyo y el cariño de sus padres. Si no recibe, se sentirá perdido y vulnerable. Además, corremos el riesgo de que se rompa un vínculo que costará mucho volver a restablecer. Se trata, por lo tanto de mantenerse a su lado desde la distancia.

Es importante, por lo tanto, aprovechar los momentos en los que está de buenas, para charlar con él o realizar actividades agradables para todos. En esos momentos, deberemos olvidar las críticas, las exigencias, etc, y concentrarnos únicamente en pasar unos buenos ratos juntos.

Cuando surja un conflicto, lo mejor es mantenerse firme en nuestra posición, no sucumbir a la presión que el adolescente puede realizar, evitar los gritos y las descalificaciones y esperar a que los ánimos se apacigüen para hablar de la situación con calma.

Imagen | mundoadolescente

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...