Abercrombie renuncia a los desnudos en sus campañas de publicidad

En muchas ocasiones las marcas de moda se crean una imagen de sí mismas que luego hay que cambiar.

abercrombie

Muchas marcas de moda están apostando por campañas que buscan llamar la atención y luego los conceptos que desarrollan acaban por escapárseles de la mano, o la polémica que generan acaba por volvérseles en su contra. No va a ser la primera vez que hablemos de este tema, ni tampoco la última. Si embargo, la actualidad de hoy hace referencia a una firma concreta que se ha decidido a cambiarse a sí misma completamente. Abercrombie ha dicho que no quiere seguir siendo esa marca de moda a la que todos recordamos por sus desnudos.

De hecho, todo este cambio de idea de lo que parecía ser una filosofía casi de vida es por la nueva dirección de la marca. El consejero delegado recién estrenado en Abercrombie está convencido de que una imagen de su firma menos sexualidad será mejor para lograr sus objetivos de ventas, así como para captar a un público target al que no siempre ha logrado convencer con tanta polémica. De hecho, aquello de que sus tiendas fuesen más un club nocturno que una tienda de moda causaba tanto furor como desencanto. Muchos clientes no se acercaban a las tiendas, y otros lo hacían solo con el afán de curiosear. Y sea como sea, probablemente ambos cambien de opinión: se acabaron los torsos desnudos de Abercrombie.

Abercrombie y el fenómeno del marketing

La firma de moda Abercrombie era una de las más radicales a la hora de aplicar estrategias de marketing. De hecho, los hombres desnudos, o mejor dicho, con el torso desnudo, era una de las estrategias para poder conseguir llamar la atención. Y lo hacen, pueden presumir de ser la única tienda de moda en el mundo, en la que el desnudo de los chicos, el perfume que se podría oler, así como la música y una iluminación muy tenue nada tienen que ver con lo que estamos acostumbrados a ver en otros sitios. Pero, si hasta ahora funcionaba ¿Por qué deberían cambiarlo de la noche a la mañana apostando por un modelo mucho más tradicional?

En realidad, lo que ha logrado Abercrombie es un mérito que ya está ahí. Es decir, va a ser difícil que en los próximos años nos olvidemos de que la firma de moda ha utilizado todas estas estrategias tan curiosas. Sin embargo, está claro que es precisamente el uso de esas estrategias lo que también ha hecho que muchas personas renuncien a tener a Abercrombie como una firma de referencia. Y para muchos, el mero hecho de ser así era significado de no querer entrar en ellas, y por lo tanto, espantaba a potenciales clientes. Ahora que ya se ha captado la atención de un público que se esperaba que le sorprendieran, el resto de los potenciales clientes van a poder ver a la marca desde otro punto de vista.

La luz de las tiendas será ahora más fuerte. La música cambiará para adaptarse mejor a una experiencia de compra. El aire será también más respirable a la hora de modular el perfume que hasta ahora era un signo en la empresa. Y al mismo tiempo, se apostará por un volumen de la música más bajo que permita la conversación y la interacción con la marca. Abercrombie parece querer renunciar a todo con una premisa clara: no olvidarse de lo que fueron, pero colocar al consumidor en el centro de la marca.

Una estrategia muy arriesgada

No se sabe hasta que punto Abercrombie acertará con esta opción, porque la verdad es realmente complejo cambiar completamente esa estrategia de llamar la atención, y sobre todo, de ser una marca polémica, a ahora convertirse en una firma realmente tradicional, o al menos con unos toques tradicionales de las tiendas de siempre. La estrategia es compleja, pero está claro que los cambios a veces traen muchas mejoras y en este caso la marca quiere intentarlo. Yo creo que por un lado puede que mucha parte de su público potencial sí les haga caso, algo que hasta ahora no había sucedido. Lo que habrá que ver es el punto hasta el cual los de siempre, los que hasta ahora habían sido seducidos por unas estrategias de marketing agresivo mantienen su fidelidad a la marca con este cambio de propuestas.

¿Tú qué opinas? ¿Se equivocan en Abercrombie en renunciar a toda esa polémica que siempre les ha rodeado o es un acierto?

Imagen: Spencer Edwards

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...