Aromas de Viktor & Rolf: Flowerbomb y Antidote

Este par de diseñadores holandeses ha irrumpido en la moda en 1993, y desde entonces no ha hecho más que sorprender. Con su ropa, con sus desfiles diferentes y su manera de entender el universo fashion, Viktor & Rolf ha captado la mirada del globo. Además, ha expandido la marca con la creación de dos fragancias, una femenina, Flowerbomb, y otra masculina, Antidote.

Los creativos holandeses Viktor Horsting y Rolf Snoeren, que ya llevan quince años en la moda, ámbito en el que han sabido transgredir, comenzaron presentando sus desarrollos en galerías y museos, para luego hacerlo en las pasarelas de moda más importantes. Con la idea de expandir y consolidar su marca Viktor & Rolf han lanzado al mercado dos perfumes, uno femenino y otro masculino. No sólo con sus prendas, a las cuales les dan un tratamiento y presentación diferentes, llamaron la atención, sino también con sus aromas que responden a la estética, sofisticada, original y lujosa que ofrece la marca.

Primero llegó Flowerbomb, en 2005, un perfume femenino floral que refleja el estilo de la ropa que hacen ambos diseñadores. El mismo posee notas de té, bergamota, jazmín de sambac, orquídea de la catleya, rosa, ámbar, pachuli y almizcle. Los propios creativos han dicho respecto a esta fragancia que “es un mensaje en forma de un perfume, es la sensación de la obsesión y del encanto”. Este ha sido creado por los perfumistas Olivier Polge, Carlos Benaim y Domitille Bertier. Viene en un elegante envase, como una bomba con forma de diamante, el cual es presentado en una caja rosa pastel -con el lacre de cera que distingue a la marca-, que fue diseñado por Fabien Baron. Este aroma ha sido considerado por la dupla de diseñadores como “un antídoto contra la realidad con el cual tenemos sólo un arma, los sueños”.

Por el otro lado, el perfume para el público masculino, lanzado en 2006, combina sensualidad, frescura y elegancia. Antidote, así se llama, ha sido descrito como aroma un oriental amaderado, rico y con una sobredosis de flores. Está construido en torno a cuatro facetas: una floral -ramo de jazmín, violeta, peonía, fresia, azahar-, una especiada -contiene canela, cardamomo, pimienta negra y nuez moscada-, una amaderada casi acuerada -con pachulí, maderas de gaiac, cedro blanco, sándalo y musgo-, y la faceta ambarina -vainilla y almizcle-. Toda esta belleza olfativa viene dentro de un llamativo envase, que es un cuadrado de vidrio color verde de bordes biselados, que tiene una placa metálica y un tapón negro como derretido.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...