La irreverencia de Jean Paul Gaultier

Conocido en los años ochenta como el «chico rebelde» de la moda francesa, supo otorgarle al universo fashion nuevos aires, y no sólo para la mujer sino también para el público masculino. Famoso como el diseñador del corsé y de las rayas marineras, y también por haber mezclado conceptos y materiales. Aunque de formación autodidacta, supo captar lo que necesitaba la industria de la moda y lo transmitió con suma originalidad. Jean Paul Gaultier nació en el año 1952 en Francia. Sus comienzos en la moda fueron realizando dibujos, los cuales enviaba a diseñadores famosos. Un apasionado del arte, supo encontrar en este ambiente su fuente de inspiración. En 1970, a los 18 años, el prestigioso Pierre Cardin, al quedar impresionado por su talento, lo contrató como asistente. Con él trabajó durante cuatro años, pero a los 22, convencido de su trabajo, decidió independizarse y presentar su propia colección femenina. En ella mostró su gusto por la combinación de texturas bien diferentes como el tul con el cuero, y de conceptos, también divergentes, combinando la ropa de mercadillo con otra de alta costura, algo inusual hasta entonces y que obviamente atrajo la mirada del mundo. En 1977 (con sólo 25 años), con la ayuda de Francis Menuge, creó su propia marca y desde entonces ha ido presentado cada año varias colecciones.

A partir de la década del ochenta dejó fluir su peculiar estilo, basado en la irreverencia, con el que se ganó el mote de rebelde. Desde entonces, las siguientes colecciones de Gaultier (como High Tech, Etier papier, Paris Gaultier, Le Dadaiesme, etc.) se basaron en la ropa callejera, inspirándose en la cultura popular, aunque también mostró, en sus colecciones de alta costura, un estilo muy formal pero a la vez inusual. Además, en 1984 lanzó Hombre objeto, su primera colección masculina, a la cual le siguió una con la que rompió todos los moldes de entonces, ya que visitó a los modelos con falda.

Lo que ha destacado del estilo de Gaultier, además de su ropa loca, ha sido el uso de modelos poco convencionales en sus desfiles, como hombres mayores y mujeres más gorditas, o incluso modelos tatuadas y con piercings; además, por jugar con los roles sexuales tradicionales. Aunque con esto le llovieron todo tipo de críticas (sobre todo malas), a su vez consiguió una enorme popularidad. ¿Qué más quiere un creativo?

(Alta costura otoño-invierno 2007/2008)

Uno de los trabajos más célebres de Gaultier ha sido la creación de los vestidos que diseñó para la cantante Madonna en 1990, en colaboración con Wolfrod Hosiery, para el tour mundial “The Blonde Ambition”, en el que llamó poderosamente la atención el corsé que lucía la Reina del pop. Pero además creó varios vestuarios para Marilyn Manson, volvió a hacerlo para Madonna, su gran clienta, para la gira de conciertos del 2006, «Confessions Tour»; y lo hará, este año, para la gira de la cantante australiana Kylie Minogue. Asimismo, volcó su creatividad para hacer el vestuario de varios filmes, como “El quinto elemento” -de Luc Besson-, “Kika” -de Pedro Almodóvar-, “The Cook”, “The Thief”, “His Wife & Her Lover” -de Peter Greenway- y “La ciudad de los niños perdidos” de Jean-Pierre Jeunet.

(Alta costura otoño-invierno 2007/2008)

En la actualidad se dedica a diseñar tres colecciones, su línea de alta costura, su línea más comercial, de ropa para tiendas, y la línea de ropa de Hermès -empresa francesa que se especializa en productos de cuero, aunque también es famosa por sus corbatas y foulards, y lujosas maletas-. Sus líneas son presentadas en desfiles que logran convertirse en verdaderos espectáculos, donde la ropa se combina muy bien con la música y la decoración. Así como otros diseñadores de prestigio, ha llevado sus creaciones al museo, y se recuerda con frecuencia la exposición llamada “Breavehearts – Men in Skirts” («Corazones Valientes – Hombres en Faldas»), que se realizó en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

A su vez, la constante innovación de Jean-Paul Gaulter no se limita a la ropa, sino que extiende a su línea de fragancias, la cual es de gran éxito. Su primer perfume para la mujer fue Classique, el cual lanzó en 1993; éste es famoso por su frasco, que imita el torso de una mujer, el cual fue una especie de homenaje que Gaultier le hizo a la diseñadora italiana Elsa Schiaparelli (quien diseñó en la década del cincuenta un perfume cuyo frasco imitaba el cuerpo de Mae West). A éste le siguió dos años más tarde uno de los más célebres, su fragancia para hombres llamada Le Mâle. El tercer perfume fue Fragile, otro para mujeres, que fue lanzado en el año 2000; y cinco años después, un aroma unisex que él catalogó de «fragancia para la humanidad, llamado Gaultier. En abril de 2007 se lanzó al mercado una nueva fragancia para hombres, Fleur du Male. Todos los aromas de Jean-Paul Gaultier son producidos bajo una licencia de Beaute Prestige International.

Debido a su gran trabajo en esta industria, ha recibido importantes premios, como: La Aguja de Oro, concedida en España; asimismo, fue distinguido, en 2007, en los premios de la Fashion Group International Night of Stara, y en 2008, obtuvo el ‘Elle’ al mejor diseñador de alta costura.

Destacado por ser pionero en varias cosas, uno de los proyectos más recientes, es el maquillaje para hombres, el cual, según cuenta el mismo Gaultier, es una línea “para el hombre actual, el heterosexual y para el gay”. Su intención es, con sus productos, ayudar a aquellos que desean tener buen aspecto y a su vez retardar lo más posible los signos del envejecimiento. ¿Qué productos hay en esta línea? gloss, lápiz y polvos bronceadores para el rostro, que vienen en un packaging “de líneas sobrias y masculinas, muy discretas para poder llevarla en cualquier sitio”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...