La lencería para la mujer de hoy: diversos diseños y modelos se adaptan a ella

lenceria.jpg

(Desfile de Victoria Secret´s)

La lencería hace tiempo pasó a ser una parte importante de nuestro guardarropa. Nació como una forma de proteger y tapar las zonas impúdicas del cuerpo, y hoy, aunque tiene similar función, es un complemento más para darle a nuestra imagen un estilo definido. Con ella podemos ser desde una mujer sexie a una más elegante, dependiendo de la actividad que vayamos a desarrollar. Si vamos al trabajo, lo ideal es que elijamos conjuntos de telas suaves y sin diseños extrovertidos, al igual que si vamos a hacer nuestra actividad física de cada semana; en cambio, para una noche de amor y pasión, lo más común es que escojamos aquellos modelos con encaje, de seda o satén, etc. Más allá de la actividad que vayamos a encarar en el día, también es vital a la hora de elegir qué ropa interior vamos a usar el tipo de cuerpo que tengamos; si tenemos poco o mucho pecho, más o menos cola, etc. Aunque lo más importante es poder combinar, con la lencería, la comodidad, la insinuación, el glamour y el erotismo; características de la mujer de hoy.

La historia de la ropa interior se remite a la antigüedad, época en la cual este tipo de prenda no sólo cubría las partes más íntimas de la mujer, sino que determinaba su estado civil y su posición social, ya que la ropa interior era más lujosa y rica en complementos. En la época de las monarquías europeas y el período napoleónico, por ejemplo, el corsé tuvo un lugar relevante en la vida de las mujeres, con él buscaban verse más estilizadas. Entre lenceria-2.pngfines del siglo XIX y principios del XX las féminas llevaban diversas capas debajo de sus vestidos -como camiseta, pantalón, corsé, cubrecorsé, enagua- las cuales tenían muchos volados, encajes, bordados, cintas y lazos; que servían como una forma de evitar violaciones, además de distinguir a las mujeres ociosas de las que trabajaban, ya que estas últimas no llevaban todas estas prendas porque les era imposible realizar sus tareas, etc. Entre los años 1910 y 1919 el universo de la danza ejerció gran influencia en el diseño de la ropa interior, en principio por el abandono del corsé que hizo Isadora Duncan, quien usaba túnicas a la manera griega, y después por la fama de la bailarina Irene Castle. Como resultado se obtuvo la libertad de movimientos y la revelación de los tobillos. Ya en las décadas del ´30, ´40 y ´50 la ropa interior, respecto a su confección, fue considerada muy conservadora y poco sensual; en cambio, en los años sesenta, con el movimiento hippie, se generó una ruptura frente a este tipo de prenda, y recién en la década del ´80 ésta volvió a tener protagonismo. Una de las cosas que hicieron esto posible fue la fama que logró Madonna, icono sexual del momento, quien impuso el empleo de la ropa interior con encajes y muy sofisticada; se hizo popular el uso del sostén por fuera de las camisetas o blusas. Ya en pleno siglo XXI el diseño de la lencería apunta a que la sofisticación y lo sensual primen, porque la mujer de hoy además de ser sexy y glamourosa, tiene suma confianza en sí misma y sabe muy bien lo que quiere y lo que no, siendo fundamental cubrir su necesidad de comodidad, tanto en su hogar como en el campo laboral.



¿Cómo elegir la ropa interior?

Para escoger la lencería es importante, además de conocer nuestro cuerpo, saber de qué material está hecha, el modelo que se necesita para cada ocasión y el color, el cual será vital para combinar con las demás prendas exteriores. Las prendas de algodón o de lycra son adecuadas para la rutina diaria, ya que resultan confortables por ajustarse muy bien al cuerpo. Aquí es protagonista la ropa interior deportiva, la cual está confeccionada con tejidos que se adecuan perfectamente a la piel de la mujer y otorgan suma comodidad a la hora de practicar ejercicios físicos o para trabajar. En cambio, para una noche especial son ideales aquellos conjuntos confeccionados en raso, satén, encaje, etc., con moños, lazos, volados, entre otros diseños. Claro que se trata de ropa elegida para mostrar, no se recomienda para llevar debajo de camisetas o blusas porque se notan los detalles; sino para llevar debajo de un sexy trench y destapar la sensualidad.lenceria-3.png

Asimismo, es importante prestarle atención a la forma de la lencería, ya que hoy aunque se usan las trusas (los calzones grandotes) o los culotte, predominan los modelos tipo tanga o bikini, siendo la prenda estrella del momento el tanga. Los hay de mil formas, motivos y colores; y están destinados no sólo a hacer más sexy la figura femenina, sino a evitar que se marquen las costuras de la braga en los pantalones o vestidos súper ajustados. Además, muchas mujeres lo han convertido en su prenda interior predilecta por simple comodidad.

En cuanto al sostén o brasier, éste debe armar bien el pecho, no lo debe cortar ni cubrir por completo. Se puede llevar un modelo que levante y acomode el busto. Para escoger bien un sostén hay que preocuparse por el calce, el cual debe ser el correcto; esto es que el pecho no sobresalga y que el sostén no se suba. Para ello es vital conocer cuál es la propia talla correcta. Otro detalle importante son los breteles o tirantes, los cuales pueden ser finitos o gruesos. Incluso hoy vienen los tirantes transparentes, por lo general fabricados con silicona. Son perfectos para utilizar con vestidos o con camisetas que muestran los hombros; de igual forma hay que tener cuidado, porque algunos igual se notan.

En la actualidad, la ropa interior pasó a ser una prenda importante para los diseñadores o firmas de moda más prestigiosas, dándole vital relevancia a la creación y haciendo que ésta sea lo más original posible. De hecho hay dos firmas, conocidas a nivel mundial, que han cobrado suma relevancia en el universo fashion: Victoria Secret´s y Agent Provocateur, marcas que utilizan como imagen a las modelos más top del momento, como Carolina Kurkova, Kate Moss, Gisele Bundchen, entre otras.

kate-moss-para-agent-provocateur.jpg

Es por ello que podemos encontrar en el mercado una enorme gama de ropa interior, desde conjuntos más sofisticados, con encajes y bordados, hasta la ropa más cómoda y funcional; modelos que varían en diseños, telas y colores (aunque hoy existen en todos los tonos posibles, los clásicos indiscutibles de la ropa íntima son el blanco, el negro y el crudo). La oferta, extensa y variable, que existe en la actualidad hace que la mujer tenga opciones de sobra para vestirse a su gusto, y a la vez sentirse bien por dentro.

lenceria-1.jpgVolviendo a lo que más usa hoy, es importante destacar que ha vuelto con todo el corsé, el cual es una prenda imprescindible para quienes desean verse muy sexy. Su principal función es ceñir cinturas y aumentar el pecho; además, por la importante evolución que logró, con materiales menos rígidos y suaves, y diseños más cómodos, se convirtió en una prenda para la mujer actual. Es ideal para llevar con blusas, vestidos o escotes pronunciados; sin duda, la famosa que lo volvió moderno es Dita Von Teese, quien lo hizo parte de su estilo.

Otra prenda que se volvió aliada de las mujeres con poco pecho ha sido el sujetador con relleno o push up, nacido en los años noventa, el cual viene en varios tipos, siendo los más novedosos los de espuma sintética y de aceites siliconados, que otorgan una apariencia muy real de aumento de pecho. Además, están los realizados con rellenos de gel para aumentar y moldear el pecho o con rellenos de aire y almohadillas. La idea es tener un escote sensual y sumamente llamativo. Por último, versatilidad, comodidad y elegancia son las características que tienen en cuenta las marcas de lencería a la hora de elaborar sus colecciones, para que la mujer de hoy pueda verse sexy, bonita y cómoda consigo misma. ¿Qué más?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...