La moda vuelve a París

El modisto Karl Lagerfeld llenó el gran palacio donde se celebraban los desfiles con estalactitas de hielo gigantes para mostrar su colección (pantalones bajo faldas, tonalidades grises y formas amplias) que podrían pasar por el paisaje de película, y sobre todo simbolizar la imagen de frío polar que ha estado presente a lo largo de toda la semana de la moda de París. La cita más chic del planeta nos ha ofrecido propuestas abrigadas para el invierno que viene.

Karl Lagerfeld

Karl Lagerfeld

No ha faltado la piel, los jerséis de punto contundente, los grandes abrigos oversize y las piezas estructuradas con hombreras. Cero escotes. Quieren que volvamos a sentirnos como una mujer de armas tomar, como en las películas de los ochenta que vestían a las mujeres con aires masculinos para demostrar su poder. Erotismo y seducción sin enseñar. A pesar de que Christopher Lemaire para Hermès llena la pasarela de looks originales, los grandes americanos de Balmain contrastan con pantalones sexy ajustados y la minifalda está muy de moda.

La feminidad está muy presente en colecciones como la de Alber Elbaz, que celebraba 10 años al frente de Lanvin, mostrando unos trajes maravillosos lady moderna con gusto por el barroquismo con brocados dorados, terciopelos, joyas, estolas…

También la firma Valentino apostó por una mujer sensual y Bill Gaytten volvió a buscar la inspiración sin riesgo en los años cincuenta de Dior. En momentos de crisis, los toques retro no pueden faltar. La pasarela sigue sin sustituto oficial para Galliano, mientras la espléndida colección que mostró Haider Ackerman le hacía triunfar de nuevo en las quinielas de favoritos, aunque no hizo una mujer muy Dior, su ropa es urbanita, de forma y color muy trabajados, y sabe mezclar delicadeza con toques militares. Para una mujer que vive momentos especiales sin necesidad de ir arreglarse en exceso.

Stefano Pilato decía adiós a la mítica casa Yves Saint Laurent con una sonrisa y una colección de estrechas siluetas que buscan estar a la altura del genio que da nombre a la firma: «No es fácil, él hizo de todo», comentaba a Vogue Pilato cuando asumió la dirección.

Hay quien se puede permitir ser fiel a sí mismo, Gaultier recordó momentos de revolución punk y graffiti y sorprendió recurriendo a la piel sin complejos. Vivienne Westwood fue ella misma con un estilo rockero británico, faldas de locura, medias de colores, zapatos con grandes plataformas … Los modistos Viktor & Rolf optaron por el surrealismo, que también incluye los abrigos oversize de moda últimamente, que en Celine se refinan y en Stella McCartney adquieren aires deportivos para sintonizar con los Juegos Olímpicos de Londres.

Y mientras Givenchy nos explicaba un cuento de hadas vampírico, Nicola Fromichetti, el modisto de Lady Gaga, mostraba piezas que parecían venidas del espacio, sin olvidar las hombreras heredadas de Thierry Mugler, que quieren vestir una mujer superhumana. Como Superman, o cualquier otro superhéroe del cómic americano.

Foto: Mr Azed

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...