Las etiquetas lo dicen casi todo de las prendas

Una vez que compras una prenda si interpretas correctamente el etiquetado sabrás cómo tratar cada tipo de tejido así como conservarlas en el mejor estado posible a la vez que te durarán más y tendrás menos trabajo.

etiquetas

Cuando compramos una prenda de vestir o ropa para el hogar, sucede que nos dejamos llevar por el modelo y porque nos gusta, sin reparar tanto en la calidad del tejido o los requisitos para su conservación. Con el tiempo nos damos cuenta que esa prenda es difícil de conservar como el primer día o nos la cargamos por una mala conservación. Para eso están las etiquetas en ellas pone prácticamente todo lo que necesitamos saber.

Lo primero que tenemos que tener claro es la composición de la tela. Toda la información la podemos encontrar en la etiqueta. A la hora de comprarla con un vistazo rápido nos dirá si lo que tenemos entre manos es un tejido natural o sintético. Los primeros transpiran mejor y no conservan olores y los últimos son los que se obtienen de un proceso químico.


Los tejidos de origen animal son: La seda que es brillante y suave. Es de los tejidos más delicados y debe lavarse a mano con agua fría, sin frotar ni retorcer. Lana. Lávala con agua tibia y jabón neutro. Tiéndela sobre una superficie horizontal y, si la planchas, pon un paño encima para que no salga brillos. Pelo. Puede ser de alpaca, angora, cachemir o camello. Se parece a la lana pero es liso. Son tejidos de tacto agradable pero caro y conviene tratarlo con mucha delicadeza.

Los tejidos de origen animal son: Algodón. Fresco y confortable. Muy resistente al lavado, pero con agua caliente encoge algo. Los colores destiñen al principio. Lo puedes frotar y retorcer sin miedo. Se plancha mejor algo húmedo. Lino. Se suele utilizar para prendas de verano por su frescura. Se lava con agua no muy caliente y no debe centrifugarse.

Tejidos sintéticos. Nailon. No absorbe nada el agua y por tanto transpiran mal. Se lava bien, pero debes tener cuidado con la plancha. Poliéster. Uno de los más populares para blusas, camisas y sábanas. Aunque es agradable al tacto y resistente, no es recomendable en climas húmedos porque no absorbe el sudor. Acrílicos. Se asemeja a la lana y se usa en alfombras y jerséis. Lycra. Muy resistente. Da a otras fibras elasticidad. Se plancha a baja temperatura y para finalizar, el tejido Viscosa. Parece algodón pero su calidad es inferior. Se recomienda limpiar en seco.

Imagen | viczeppelin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...