Los corsés de Maya Hansen en prime time

Esta joven diseñadora, con estudio en Madrid, está especializada en corsés desde el año 2006. Su dominio de esta prenda se ha convertido en el sello de la firma que dirige, hasta el punto que diversas caras famosas de la televisión española ya la han lucido en la pequeña pantalla.

Maya Hansen es uno de los talentos más prometedores de nuestro país. En las dos últimas ediciones de la Cibeles Madrid Fashion Week sus propuestas han fascinado al personal. En la de febrero, su Heavy Metal Couture demostró que la iconografía agresiva y despreocupada que caracteriza este estilo musical no está reñida con la feminidad, el glamour y las líneas sinuosas. Quizás el pasado de la diseñadora, especializado en el mundo gótico y trabajando para grupos musicales como Mago de Oz, contribuyó a que creara lo que, a mi parecer, fue una colección preciosa.

Por otra parte, en la Cibeles de septiembre consiguió su merecido reconocimiento con Delicated Birds, una colección mucho más suave con predominio de drapeados y gasas. Una vez más, esta joven de 32 años halló la fórmula para equilibrar originalidad, riesgo y estética. Y esta vez lo hizo alejándose ligeramente del campo que más conoce. Tampoco del todo, pues es de esas diseñadoras que consigue estampar su sello hasta en las propuestas más dispares. Para conseguirlo hace uso de un elemento, su punto fuerte, del que se ha convertido en embajadora: los corsés.

Los corsés de Maya Hansen combinan dos factores fundamentales. El primero, la comodidad. Forrados con raso, son además ligeros y están realizados con materiales que aseguran la mayor adaptabilidad a la silueta. El segundo factor es, por supuesto, la estética. Hasta las más inseguras se sentirán cómodas con el corsé perfecto para cualquier tipo de físico. ¿Hay algo más femenino que un corsé? No, pero es una prenda que exige ser lucida sin miedo.

Así precisamente es como la lució anoche Mercedes Milá en el reallity show más mítico de la televisión internacional. Aquel que nadie mira pero que todos comentan, según indican los índices de audiencia y los comentarios en bares y cafeterías al día siguiente de una gala. Y aunque Gran Hermano no es precisamente un referente de glamour, sí que es una ventana que llega a millones de personas. Detractores y defensores coincidirán, pues, en el poder de que determinadas prendas aparezcan en sus filas. Y no es la primera vez. Pilar Rubio o Luján Argüelles ya han lucido sus propuestas en la pequeña pantalla.

Quizás sea cuestión de tiempo que la moda cruce el charco y la referencia tome dimensiones astronómicas. Por el momento, incluso los menos entendidos tienen el apellido Hansen en la mente como algo que les suena familiar. La tendencia probablemente vaya a más después del triunfo en Cibeles.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...