Marilyn Monroe, el ‘sex symbol’ por excelencia cincuenta años después

Hoy se cumplen los cincuenta años de la muerte de todo un mito que a pesar de los años que van pasando sigue siendo un sex symbol referente para muchas mujeres de hoy en día.

Conocida por sus frases ingeniosas, una de ellas aquella que aseguraba que solo dormía con unas gotitas de Chanel nº5. Marilyn Monroe sigue siendo todo un mito y son muchas las mujeres y casas de moda que siguen ‘copiando’ su genuino look. Melena oxigenada y ondulada, labios carmesí, tacones de aguja y sobre todo sus curvas de mujer fatal, la hicieron brillar con tanta fuerza que pese a morir joven -36 años- ha sido capaz de mantenerse en el candelero tras su muerte y seguir siendo todo un mito para el mundo de la moda.

Fue todo un maniquí de la moda, vestía de Chanel, Pucci o Christian Dior. Aunque siempre será recordada en aquella películaLa tentación vive arriba, cuando la actriz aplaca el calor veraniego con los respiraderos del metro de Nueva York mientras su vestido blanco de amplio vuelo se levanta dejando ver sus piernas. Porque Marilyn pese a ser una sex symbol, era actriz o al menos intentaba que la tomasen en serio como intérprete y por ello tenemos una lista de películas que la avalan.


Sin embargo la ambición rubia de los años 50-60 destacaba más como personaje que como actriz, todas las casas de moda se la subastaban. Y todavía se recuerda aquel 1962 cuando le robó el protagonismo al mismísimo John Fitzgerald Kennedy, en el día de su cumpleaños cuando le cantó el Happy Birthday que hizo temblar las bases fundacionales del erotismo e incrementar los rumores del tórrido romance que protagonizaron.

Sin embargo Norma Jean –ese era su verdadero nombre- siempre aspiraba a ser algo más que una mujer bella y fatal. Pocos instantes íntimos hay de esta verdadera Marilyn en su estado más puro y aún así sigue siendo bella.

Era la madrugada del 5 de agosto de 1962 cuando se encontró el cuerpo desnudo medio cubierto por una sábana, sosteniendo un teléfono que no daba señal y con la mesilla de noche llena de frascos de pastillas. El cuerpo, ya en fase de rigor mortis, presentaba moratones en la espalda y en las muñecas, era Norma Jeane Baker, más conocida como Marilyn Monroe. Oficialmente se había suicidado aunque resultaba imposible creer que se hubiera apagado la llama de la rubia más famosa de la historia del cine. A pesar de que Marilyn siempre buscó la felicidad y sus desequilibrios emocionales la llevaron a varios intentos, esta vez no lo consiguió.

Medio siglo después, el mito sigue vivo. Aunque un gran misterio sigue rondando su muerte.

Imagen | wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...