Matrimonio frustrado entre Hublot y Maradona

La maison suiza Hublot hizo una apuesta muy arriesgda al conceder el patrocinio de la marca a un personaje como Maradona. Sus relojes los ha visto medio mundo, pero los valores de elegancia y deportividad que exporta la marca poco tienen que ver con un ídolo venido a menos. Aún así, es de justicia reconocer la belleza de un accesorio hecho con lo smejores materiales y personalizado con al imagen de ‘El Pelusa’. Una buena pieza para los entendido, un regalo para los forofos.

Modelo Hublot Big Bang Maradona: más personalizado, imposible

Justamente, ahora que las altas instancias de la Federación Argentina de Fútbol (con Grondona a la cabeza) han decidido no renovar el contrato a Maradona, se produce una paradoja casual y al mismo tiempo muy divertida.

La carrera de ‘El Pelusa’ como entrenador de la albiceleste ha sido corta, pero intensa. A mediada que fueron pasando partidos, desde la fase previa hasta las rondas finales, al entrenador se le iba acabando el crédito. Su falta de experiencia, de rigor táctico y humildad han quedado al descubierto con la misma velocidad con la que se vacía un reloj de arena.

Por cada improperio, provocación o puyita que soltaba, caía un granito. Y así, sin ni siquiera darse cuenta, mientras los alemanes le daban una lección de fútbol a Maradona, a él se le agotaba su tiempo.

Y no sólo a nivel profesional: este Dios que aún no ha caído -algún día lo hará- es un tipo totalmente anacrónico. Y por eso, porque no se conjugan en él ni media docena de verbos que puedan relacionarse con el deporte, no entiendo la apuesta de patrocinio tan fuerte que ha hecho Hublot por él.

Se ve que al ‘pibe’ le encantan los cronógrafos de la maison suiza. Y sin pensárselo dos veces, ésta decidió fabricar una edición especial de su célebre modelo Big Bang para que lo luciera en Suráfrica y poder venderlo después. Y vaya si lo lució, un ejemplar para cada una de sus manos.

Pero ya que él le ha dado tan mala publicidad, mejor lo intentamos nosotros. Porque debo ser justo y reconocer que el reloj es una verdadera maravilla. Tiene una caja de 44,5 mm hecha de cerámica negra pulida y que en el dorso lleva un grabado en azul con la figura de Diego en señal de victoria.

En cuanto al movimiento, hay que decir que es automático y que posee un cronógrafo con contador de 45 minutos mecánico. Podríamos dar más características, como que tiene la correa de piel de cocodrilo y caucho, pero no hay más que verlo: es un reloj moderno y elegante, bañado por un intenso color negro que sólo rompen algunos detalles blancos y celestes.

En fin, todo lo contrario de lo que a mi entender representa quien lo inspira. Lo tengo claro: poco se puede esperar de una persona que exige que se cambien los sanitarios de un hotel por otros con chorros de agua de distinta velocidad. Para mí, la ‘mano de Dios’ no es más que un gol ilegal, marcado en el Estadio Azteca el 22 de junio de 1986.

Claro que…yo ni estuve en Las Malvinas, ni soy argentino. ¿Viste?

Fotografí: tomada de homevaganza

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...