Pierre Cardin: crónicas de la caída de una marca de lujo

La verdad es que las marcas de lujo se enfrentan casi siempre a los mismos problemas que las marcas normales, aunque con distintas visiones, porque el público al que se dirigen es fundamentalmente diferente. Sin embargo, muchas de ellas han sabido adaptarse bien a los cambios y orientarse hacia nuevos mercados y sectores que nada tenían que ver con aquello de lo que nacieron. Otras, no lo han logrado, precisamente por un afán incontrolado de diversificación sin un plan de medios que las avalase.

pierre cardin

Pierre Cardin fue siempre un ejemplo de elegancia en sus colecciones

Hoy en nuestro blog Blue Coast les vamos a contar precisamente las crónicas de la caída de una marca de lujo por un error en estrategias de marketing, y el ejemplo que hemos elegido es Pierre Cardín, que aunque hoy en 2012 siga teniendo cierto renombre, no es nada comparado con lo que eran en 1950.

Y es que el diseñador Pierre Cardin, de orígen francés pero nacimiento italiano conocía ya la profesión de sastre con 14 años, y trabajó de muy joven con grandes como Paquin, Schiaparelli y Dior, en donde comenzó sus primeros pasos. Pasos que darían un vuelco cuando en 1950 crea su propia casa, en la que un primer momento se especializan en el diseño teatral y de cine. No tardaría más que tres años en llegar su primera colección de mujer con la que alcanza el éxito por su estilo propio. Pero éste fue el que más problemas le trajo cuando en 1959 presenta su colección pret-a-porter en Europa, donde el concepto no existía y le echan de la Chambre Syndicale, a la que volvió cuando se dieron cuenta de que era imposible parar el éxito del listo para llevar en el mundo de la moda importado por supuesto de los EE.UU.

Todavía en la década de los 50-60 sus vestidos se cotizaban como verdaderos tesoros, llegando a pagarse hasta más de un millón de francos en la época por ponerse una de sus creaciones. Pero ¿cuándo empezó a cambiar todo? Pues simplemente cuando Pierre Cardin concedió licencias sin cesar ni planificación alguna a sectores que nada tenían que ver con la moda. Porcelanas, y hasta electrodomésticos empezaron a comercializarse con el sello del diseñador, haciéndole perder el norte como firma de moda de lujo.

La década de los 70 fue quizás su momento dorado y de la mano de André Courrèges se expande a Rusia y China. A partir de aquí, todo fue a menos, precisamente por no haber establecido desde un primer momento que era Pierre Cardin y como se iba a llegar a su público. Aún hoy hablamos de él, y estuvo en la pasarela 080 de Barcelona, que no es poco, pero mucho menos de lo que se hubiera esperado de un visionario entre la década de los 50 y 70.

Imagen | Yunguyen 666

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...