Siete claves para tener éxito en retail de moda

Dicen que «el cliente siempre tiene la razón». Es por eso que el Instituto de Biomecánica de Valencia ha realizado dos estudios para la asociación Cvida, donde se dan los siete consejos básicos para que cualquier negocio de retail (es decir, el sector económico que engloba a las empresas especializadas en la comercialización masiva de productos o servicios uniformes a una gran cantidad de clientes) tenga éxito. Estas siete mejoras son la clave también para que un retail de moda se diferencie del resto, y ofrezca al cliente una experiencia de compra única y personalizada. Los consumidores quieren preguntar menos, comprar más y tener un mejor asesoramiento, por lo que la clave se centra en la personalización y la individualización.

centro comercial 2

Los compradores quieren cambiar la forma de comprar

1. En primer lugar, el consumidor quiere una mayor libertad de compra. Eso significa una mayor autonomía durante todo el proceso. En esto influirá, fundamentalmente, el diseño concreto adoptado por los establecimientos: la colocación y exposición de los productos como forma para hacer más autónoma la compra por parte del consumidor, es uno de los elementos prinicipales.

2. La oferta de productos. ¿Cómo conseguirlo? Mediante una tecnología aplicada a poder ver toda la oferta, por ejemplo, exponer todos los colores y tallas de un producto, optimizando y reduciendo el tiempo de búsqueda y ampliando el de probar y comprar.

3. Crear un sistema en el que se aconseje sobre medidas, preferencias y gustos. El consumidor quiere un sistema que pueda integrar sus datos biométricos y los de sus últimas compras, para que puedan ser recomendados los productos que mejor se ajusten a sus necesidades y gustos. Este sería un servicio diferencial  y que daría valor añadido al establecimiento en cuestión, ya que brindaría un trato personalizado a cada cliente.

4. El problema de los probadores. Los usuarios quieren que en él se agreguen otros servicios, como por ejemplo, poder gestionar solicitudes desde dentro, o el asesoramiento sobre prendas o elementos complementarios. Se busca un apoyo y asesoramiento mucho más personal a la hora de probarse las prendas.

5. El asesoramiento como elemento básico. Se refiere no solo al servicio en el nivel del probador, sino también en la capacitación y conocimiento de los empleados del establecimiento. Eso significa que ellos sepan asesorar y ayudar al cliente a encontrar las mejores combinaciones de prendas y productos que les gusten y les sienten bien.

6. Cambiar el concepto de tienda. Es importante que, dentro del establecimiento, todo tenga un sentido y que la experiencia de compra sea integral. El ambiente debe estar acorde al gusto de los compradores, además del valor añadido de ofrecer productos y servicios complementarios que tuvieran relación con la filosofía de la marca.

7. Personalización del producto. No solo a nivel estético, sino también técnico y funcional. El consumidor quiere un objeto suyo, único y funcional.

Fuente: Moda.es

Foto: DrZito

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...