Stuart Hughes crea 10 iPhone 4 super exclusivos

Un iPhone 4 ya es, de por sí, un objeto sofisticado pero si acaso puede ser aún más exclusivo es gracias a Stuart Hughes que en esta oportunidad ha utilizado materiales jurásicos para dar un toque de distinción y exclusividad a los móviles de Apple.

El iPhone 4 de edición limitada creado con piedra meteórica y diente de T-Rex

Stuart Hughes parece ser el nexo necesario entre Tecnología y Exclusividad y, en esta oportunidad, ha demostrado que su imaginación no encuentra límites en los bolsillos de los excéntricos que quieren un objeto único.

Para quienes nunca han oído hablar de Hughes, bastará decir que se trata de un creador se ocupa de convertir en objetos de lujo algunos dispositivos electrónicos, especialmente, teléfonos móviles.

Para esta misión de sofisticación y lujo extremo se vale de los metales más preciosos sobre la Tierra (y debajo de ella): Oro, platino, diamantes y, ahora, un nuevo material nunca antes utilizado en la personalización de un móvil: restos fósiles de varios millones de años.

Así, Stuart Hughes, mejor conocido por el iPhone de 8M dólares por sus diamantes incrustados, en esta oportunidad se animó a convertir un iPhone 4 de unos cientos de dólares, en una joya única que será objeto de colección pues ha sido cubierto con roca meteórica y diente de dinosaurio original.

El exclusivo móvil costará 62.700 dólares (aproximadamente unos 48.600 €) lleva en su parte trasera una incrustación de diente de Tiranosaurio Rex que es congraciada de manera milenaria por la carcasa posterior realizada en piedra meteórica de 65 millones de años de antigüedad.

El logo de Apple realizado con diente de T-Red y adornado por diamantes y platino

Obviamente, Stuart Hughes ha creado todo un diseño único y sofisticado donde el logotipo de Apple que se vuelve de diamantes y platino.

El creador tiene previsto producir 10 piezas completamente realizadas a mano del iPhone T-Rex 4 con que ha calmado su necesidad de utilizar materiales todavía más exclusivos que el oro, el platino y los diamantes y que concluyó en el desarrollo del primer teléfono móvil jurásico.

Para realizar la transformación de estos dispositivos, se ha valido de un diente de 65 millones de años de antigüedad que pertenecía a un T-Rex así como también de una piedra meteórica con la que revistió la parte posterior del iPhone 4.

La búsqueda de Hughes que requería un material diferente y sofisticado para trabajar comenzó cuando sintió que el oro puro es demasiado blando para resistir las condiciones de uso diarias, y aunque había logrado una aleación con una mezcla de metales como la plata, el cobre, el paladio y el zinc para darle resistencia y durabilidad: 75 por ciento de oro 18 quilates, aleado con el 25 por ciento de otros metales.

Esto no sólo hace la pieza más valiosa, sino que hace que sea lo suficientemente fuerte como para resistir el uso diario, mientras que mantiene su color tradicional, rico y dorado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...