Camboya se suma al NO a los vientres de alquiler

Las autoridades de Camboya han anunciado que en las próximas semanas se aprobará una ley para impedir los vientres de alquiler, un negocio que lleva a muchos extranjeros al país.

embarazo

Mucho se hablado en los últimos años de la maternidad subrogada. Para aquellas de nuestra lectoras que no sepan bien a qué hace referencia el término, podemos decir que un sinónimo sería el de maternidad por vientre de alquiler. Es decir, una pareja, o una persona que se ha hecho con material genético del otro sexo, busca a una mujer que esté dispuesta a dar a luz a un hijo que pese a nacer de ella, no tendría su genética, sino que ésta sería aportada por los padres que lo encargan.

La polémica sobre la maternidad con vientre de alquiler está en auge. De hecho, son varios los países asiáticos que la han prohibido. Camboya se suma al NO a los vientres de alquiler tras una decisión semejante tomada en Tailandia el año pasado. India y Nepal, otros destinos que también se había convertido en objeto de viajes para poner en práctica esta técnica, también han prohibido o limitado su posibilidad.

Camboya dice que los vientres de alquiler son tráfico humano

Teniendo en cuenta que los países que hemos mencionado anteriormente ya tienen leyes que impiden a los extranjeros acudir a contratar un vientre de alquiler que les permita hacer realidad su sueño de ser padres, Camboya quedaba con un país realmente interesante para conseguirlo. Por el momento, no se ha proclamado una ley, pero las intenciones del gobierno de prohibir estas prácticas parecen ser más que claras. De hecho, algunos de sus ministros se han pronunciado sobre ello asegurando que se trata de tráfico humano.

La verdad es que la maternidad subrogada es un tema complejo, más aún si tenemos en cuenta que las parejas que acuden a estos países lo hacen porque tiene un coste mucho más asequible que hacerlo en Europa o en Estados Unidos. Para que te hagas una idea, cuando se acude a Asia, el coste total de un vientre de alquiler asciende a unos 27.000 euros. En el resto de países alcanza los 100.000 euros. Sin embargo, en el caso del continente asiático solo un tercio de ese dinero acabaría en manos de la mujer que decidiese tener a dicho bebé.

¿Es de verdad el vientre de alquiler sinónimo de tráfico humano?

Sinceramente, creo que el gobierno de Camboya, como muchos otros están exagerando. De hecho, si tráfico humano es tener a un bebé que no se puede tener de otro modo, y eso es un delito, ¿qué pasa con todos esos niños pobres que vagan por las calles sin tener que llevarse nada a la boca? ¿No debería el gobierno preocuparse de ellos? Desde luego, sería mucho más lógico crear una legislación que permitiese la maternidad subrogada con límites y condiciones, apostando por gravarla con impuestos y conseguir que la sociedad fuese más justa. Sin embargo, las creencias religiosas y la falta de educación influyen en este tipo de decisiones.

Particularmente opino que el tráfico humano es otra cosa. Poco tiene que ver con el deseo de unos padres de tener un hijo. Muchos de ellos han recorrido medio mundo para convertir su sueño en una realidad. Además, el aumento de la edad para ser madre que se da en la sociedad occidental requiere que las leyes se actualicen y entiendan esta nueva situación. En el caso español, hace pocos meses que se pronuncio el Tribunal Supremo, e igualó el subsidio por maternidad y paternidad a aquellos padres que lo hubiesen sido mediante la maternidad subrogada.

¿Qué pueden esperar los padres que ya se encuentran en este proceso?

Por el momento, las decisiones de Camboya son solo meras opiniones lanzadas en público. Mientras no exista una ley, no se sabrá que ocurre con las parejas que ya tienen cerrado contactos para hacer realidad su sueño y cuyos embarazos subrogados ya han comenzado. Por lo de pronto, no parece que el gobierno camboyano vaya a cambiar de idea y, por lo tanto, hay que pensar en nuevos países que sí permitan el uso de esta técnica.

Actualmente algunos estados de EEUU, Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Georgia, Armenia, Chipre y Suráfrica son los únicos países que permiten la maternidad subrogada. Eso sí, están reguladas y tienen muchas condiciones para que se pueda llevar a cabo. Ellos serán la salvación para las 800 parejas españolas que se calcula que acuden a este proceso cada año.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...