Celebrar San Valentín en tiempos de crisis

Celebrar el día de San Valentín es una opción para regalar a tu pareja un rato de cariño y de amor juntos, sin necesidad de gastarse grandes sumas de dinero. Con la opción de regalarle un detalle podemos sorprender a la pareja comprando algo por Internet o simplemente sustituyendo regalos caros por otros confeccionados por nosotros mismos.

Hay cosas que no deberíamos dejar que la crisis se las llevara, como por ejemplo las celebraciones, las fiestas o los momentos íntimos. Porque aunque es cierto que las cosas no están para gastar, podemos celebrar el día de San Valentín sin necesidad de invertir una gran cantidad de dinero ni renunciar a este día de los enamorados. Además, pienso que muchas celebraciones se han teñido de un consumismo que nos ha impedido muchas veces hacer volar la imaginación, acostumbrados a la comodidad de una tarjeta de crédito. Es por eso que a veces no hace falta comprar ni lo más caro, ni lo más a la última ni lo más comercialmente correcto.

El 14 de febrero es el día de los enamorados, un buen momento para sorprender a tu pareja.

Podemos dejar que fluyan nuestras ideas para disfrutar de una fiesta de enamorados. Por ejemplo, si no podemos comprar un ramo de rosas, porque es algo caro, podemos regalar una planta que suele ser más económica, o unos bombones, un libro, una vela de aroma, que podemos aprovechar y que tengan olores afrodisíacos, podemos preparar una tarjeta personalizada aprovechando una foto y enviarla a través del correo electrónico o enviar un poema describiendo nuestros sentimientos hacia nuestra pareja, etc.  También es cierto que comprar un regalo por internet puede ser más económico y podemos sorprender a nuestra pareja sin necesidad de gastar demasiado dinero.

Por otro lado, hay parejas que se pueden permitir algunos gastos extras, con lo cual se pueden ir a celebrar una cena romántica fuera, una noche de hotel, etc. Hay muchas pequeñas cosas que pueden servir como un detalle, pero no debemos olvidar lo más importante. La celebración del día de los enamorados debería servirnos para, olvidando un poco el consumismo, recordarle a nuestra pareja lo mucho que la queremos. Esto puede significar desde un cena íntima en casa con velas hasta regalarle un rato sin agobios, sin pensar en la oficina, ni en el trabajo, ni en los problemas.

La cena que preparemos bien podría ser en el suelo, ambientando un poco la estancia con alguna alfombra, cojines y acompañada de velas. También podemos preparar algunos  juegos, preparar un menú romántico, detalles rojos, etc. Se trata de pasar un rato juntos, dejando volar la imaginación y que podáis hablar de sueños, de proyectos, de soluciones y compartir una velada tranquila, relajada y por qué no acompañada de alguna película o de música. Regalar un poco de cariño y un rato de amor, puede ser un regalo más que suficiente para un día de San Valentín en plena crisis económica mundial.

Foto | mozzercork en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...