Dimite Castelao tras: ‘las leyes son como las mujeres. Están para violarlas’

Una desafortunada frase, o no, ha hecho que el secretario general de Inmigración y Emigración dimita tras el revuelo que se formó. Y es que aunque ahora asegure que siente un enorme respeto hacia las mujeres eso de que ‘Las leyes son como las mujeres están para ser violadas’ ha sido un comentario cuanto menos vejatorio.

Las mujeres siguen siendo victimas de comentarios desafortunados

Las mujeres nos hemos quedado atónitas, cuando nos hemos enterado que el presidente de los españoles en el exterior, José Manuel Castelao en una reunión con una de las comisiones, la mesa de Educación y Cultura, a quien le faltaba un voto para formalizar el documento, dijo: “No pasa nada. ¿Hay nueve votos? Poned diez… Las leyes son como las mujeres, están para violarlas”.

Quizás como ahora declara tras su dimisión, fue una frase absurda y desafortunada, pero cuando un personaje con un cargo representativo en el exterior pone a las mujeres como si fueran el punto de todos los malos comentarios, no merece, que nos represente. Y si bien Castelao ha pedido disculpas y reconoce ser autor de la frase. Este tipo de frases hay que pensarlas antes de decirlas porque luego vienen las consecuencias. Una de una frase que es intolerable y que han sido los propios miembros del consejo quienes exigieron diera una disculpa pública.

Por lo tanto poco le ha durado su cargo, apenas cuatro días.  José Manuel Castelao Bragaña había sido elegido el pasado lunes, a propuesta de la ministra Fátima Báñez, como presidente del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, un órgano consultivo y asesor perteneciente al Ministerio de Empleo.Y si bien ha dimitido asegurando que lo hace por ‘motivos personales’, pidió disculpas, aseguró que siente un enorme respeto por las mujeres y esa frase desafortunada no quiso darle el sentido que se le ha dado. ¿Qué sentido quería darle?

Si embargo por muchas vueltas que se le quiera dar a la frase: ‘Las leyes son como las mujeres están para ser violadas’ es una frase vejatoria y machista que nos deja a las mujeres a la altura del betún. Por lo tanto, su dimisión es lo mínimo que ha podido hacer con el alto cargo que tenía. Una persona que viola las leyes, no puede tener ningún cargo púbico y mucho menos poner a las mujeres como malos ejemplos en una votación.

Imagen | talcahuanofotos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...