El día internacional de la mujer, con apellido árabe

El día internacional de la Mujer se celebra hoy en todo el mundo con la mirada puesta en el creciente papel femenino que se está viviendo en el mundo árabe. Mientras decenas de mujeres sufren lapidaciones o crímenes de honor que ni si quiera se llegan a conocer más allá de la plaza donde tienen lugar, madres e hijas no se han conformado con engrosar las manifestaciones y revueltas de los últimos meses en los países árabes, sino que se han convertido en una parte activa de las protestas.

Una mujer celebra en El Cairo que Hosni Mubarak abandona el poder después de 18 días de protestas contra el govierno

Aunque sea escribiendo en blogs des de la franja de Gaza, donde la red es para muchas mujeres una de las pocas ventanas de conexión con el resto del mundo. O clamando justicia ante los organismos oficiales de Bengasi para esclarecer el paradero de los desaparecidos y prisioneros en Libia. Sea como sea, estas mujeres se han manifestado a viva voz, y no en silencio cómo se veían obligadas a hacerlo desde hace varios años para que esas quejas no les acarrearan el mismo destino que a sus familiares.

Muchas mujeres en el mundo árabe se han convertido en los últimos meses en las organizadoras y líderes de las protestas. En Líbia, Egipto y Túnez, y más allá de los tópicos que tenemos en occidente, las mujeres han permanecido juntas y convencidas en que las revueltas clave que han derrocado los régimenes de Murabak y Ben Ali tenían sentido. Y muchas siguen haciéndolo, con esperanza de que Gadafi y su universo brutal y inhumano tengan un fin.

Pero organismos como el Comité Ejecutivo de ONU Mujeres están en países como Arabia Saudí, donde las mujeres no pueden ni siquiera conducir un coche. Desde enero, Naciones Unidas trabaja con una entidad creada con nombre propio (Agencia de Naciones Unidas especializada en la mujer) para acabar con el maltrato, la invisibilidad y el olvido a la que es sometida una parte muy relevante de la mitad de la población mundial. Su primera directora, Michelle Bachelet, dice que «si trabajáramos solo con los convencidos no estaríamos haciendo nuestro trabajo». Y provablemente tenga razón. Pero situaciones como esa demuestran como el camino a recorrer todavía es muy largo. Especialmente en los países árabes, pero también en Occidente.

Porque no hace tantos días hablábamos de la polémica sexista que envuelve a Air Nostrum, donde 326 azafatas de la compañía aérea están obligadas a llevar falda. O de las empresas que todavía despiden a sus trabajadoras por quedarse embarazadas o querer reducir su jornada laboral para cuidar de sus hijos menores. O de como existe una brecha salarial entre hombres y mujeres en España que pone de manifiesto que ellas necesitan trabajar 54 días más que un hombre para alcanzar el mismo sueldo. Y podríamos seguir y seguir.

Hoy se cumple un siglo desde la primera vez que se celebró el Día de la Mujer. Hace 100 años, ellas solo podían votar en dos países de todo el mundo. Hoy ya es un derecho casi universal. Pero detrás de este siglo de progreso queda mucho trabajo por hacer. La igualdad entre hombres y mujeres sigue estando lejos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...