El sexismo también vive en Hollywood

Aunque parezca más un problema del común de los mortales, el sexismo parece también tener su rincón reservado en Hollywood, aunque actrices como Hilary Swank se empeñan en combatirlo.

hollywood

La lucha de la mujer por la igualdad no es fácil. Nunca lo ha sido. De hecho, aún pese a que son muchos los países que presumen de tener casi la misma cantidad de directivas, y gobiernos mixtos, o lugares en los que el Estado del Bienestar se ha instaurado para permitir compaginar maternidad con trabajo fuera de casa; la igualdad real está lejos de ser un hecho. Y llama la atención que lo que vivimos las mujeres del día a día sea también el escenario de todo lo que ocurre tras las cámaras en Hollywood. De hecho, parece que en la cuna del celuloide el sexismo es casi igual al de cualquier otro sector.

Como hablamos de un círculo bastante cerrado, pocas veces salen este tipo de cosas a la luz. También por el hecho de que con los salarios de los que se habla, a muy pocos les parecería preocupante el tema. Sin embargo, lo es. Aunque hablemos de muchos ceros a la derecha en los sueldos que se pagan, hablamos de lo mismo que lo hacemos con cantidades más modestas. Se trata de que las mujeres, por ser mujeres, ganan menos. Y de todo eso parece haberse hecho una portavoz que va a enfrentarse a esa lucha. Hablamos de Hilary Swank.

La verdad es que no ha encontrado mejor forma de poner en relieve lo que ella piensa, y a lo que muchas mujeres aspiramos, que hacerlo a través de su última película: The Homesman. Aunque como bien ella indica, el film data del siglo XIX, las mujeres sabemos bien cómo son las cosas, y ya por aquel entonces, la mujer era «cosificada», algo que se pretende combatir aún en nuestros días. Bajo esos argumentos y con una película que pretende no solamente llenar salas de cine, sino también hacernos reflexionar, Hilary Swank aprovecha cada entrevista para recordar su filosofía.

Para las que tengáis mala memoria en cuestiones de cine, os recordamos que Hilary Swank está entre las actrices mejor valoradas de Hollywood. De hecho, ha ganado por su participación en varias películas numerosos premios. Quizás los más notorios, los dos Oscar que le concedieron. Precisamente por ello, porque ella es de las más valoradas, se pregunta cómo lo estarán pasando las demás. En su caso, que es el que da a conocer, nos explica que el que sería su papel equivalente en ese último film, pero interpretado por un hombre, recibe un salario 10 veces mayor. Es decir, gana 10 veces más solo por el mero hecho de ser hombre ¿Justo? Desde luego que no.

Además de que cobran más, y que la historia se repite siempre, hay más papeles para ellos. De eso también se queja la actirz, cuya idea de cambio en el celuloide de Hollywood pasaría por crear más papeles para mujeres, iguales de relevantes que los masculinos y la equiparación de salarios entre iguales. No se trata de que un hombre cobre más en un papel secundario, o que una mujer vaya a tener un gran sueldo por salir solo en una escena. Se trata de una cuestión de equiparar los sueldos a la profesionalidad y al trabajo que hay que hacer, y olvidarse del sexismo de que ellos, por ser ellos, deben cobrar más.

La vida real

Aunque intentemos demostrar lo contrario, y pese a todas las voces que se alzan día sí y día también en todos los ámbitos, la realidad es exactamente como la describe la actriz. Cuando tomamos los datos de empleo, nos damos cuenta de que el colectivo que mayor sufrimiento tiene con el índice de paro somos las mujeres. En cuanto a sueldos medios ocurre la misma cosa. Ellos cobran más desempeñando un puesto idéntico al nuestro. Y ya va siendo hora de que cambien las cosas. Y aunque las políticas para fomentar el empleo femenino funcionan, lo que importa es cambiar a la sociedad.En eso sí que resulta fundamental invertir, y en cuanto esa igualdad se logre socialmente hablando, no hará falta ningún otro tipo de incentivo económico, porque en ese momento todos creeremos de verdad que hablamos de hombres y mujeres iguales. Pero hasta ese entonces, hacen falta muchas más voces que se alcen, como en este caso la de Hilary Swank, ante el sexismo absurdo que se vive en el mundo laboral. 

¿Qué se le pasará por la cabeza a un jefe que paga más a un hombre que a una mujer cuando ambos son dos empleados idénticos respecto a sus funciones? Voy a dejar la pregunta en el aire, y quiero que opinéis en los comentarios que os dejamos a continuación, porque la temática da para rato.

Vía: El País

Imagen: Rupert Ganzer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...