¿Ha cambiado la sociedad el concepto de mujer Barbie realmente?

Las mujeres tenemos curvas, y no somos como nos pintan ni en las pasarelas, ni tampoco en la mayoría de las campañas de publicidad. Pero ¿ha cambiado la sociedad el concepto de mujer Barbie?

barbie

Vivimos en una sociedad en la que muchos defienden el concepto de igualdad entre hombre y mujer. De hecho, no hacerlo, sería al menos con las leyes actuales estar cerca de cometer un delito. Pero la teoría y la práctica no siempre son la misma cosa, y a falta de coraje para denunciar muchas situaciones y de valentía por parte de la justicia para perseguirlas, no podemos decir que la nuestra sea la utópica realidad en la que hombres y mujeres se consideran por igual. Nosotras cobramos menos de media. Nosotras somos por normal las que debemos conciliar el trabajo y el hogar con la familia. Nosotras somos las que acabamos sufriendo los ataques de unos personajes esperpénticos que creen todavía en la mujer como un problema social y que le sería mejor quedarse en casa, o convertir a su pareja en el nuevo «amo de casa servidor de la familia».

Pero no solamente en el ámbito laboral y político nos encontramos con este tipo de problemas. La publicidad, la industria de la moda y el marketing han demostrado en más de una ocasión querer a una mujer que no existe. Nos muestran una idea de perfección que está muy lejos de la realidad de ser perfectas, y una mujer que además no es ni real, ni debería ser un modelo de absolutamente nada. La mujer es mucho más que un cuerpo, y más que un cuerpo esbelto por norma, llegando a rozar lo poco sano en muchas de las apariciones en spots, pasarelas y otro tipo de eventos. Pero viendo que algunas marcas sí se han concienciado, y que algunos cambios se han producido, hoy queremos preguntarnos ¿Ha cambiado la sociedad el concepto de mujer Barbie realmente?

Los sí y los no de la mujer Barbie

Esa mujer con una cintura de avispa, que siempre está perfecta en cada ocasión, alta, extremadamente delgada y siempre con buen aspecto, no existe. De hecho, en muchos sentidos hemos llegado a avanzar de forma considerable. De hecho, la mujer barbie, término con el que se hace referencia a este estereotipo ha cambiado en la propia muñeca. La cintura que tenía la Barbie hace una década, es diferente a la que luce actualmente. Sigue estando muy delgada, pero al menos ha cambiado la cintura imposible y la cadera casi inalcanzable por unas formas inspiradas, según se dice, en Kate Moss.

No digo yo que Kate Moss tenga que ser el referente de mujer perfecta, pero al menos es un referente real. Así que en ese sentido hemos dado un pequeñísimo paso. Pero más allá de las pequeñas victorias que vamos cruzando en esta interminable lucha por la igualdad, hay algunas derrotas fuertes recientes que no se nos olvidan tan fácilmente como a algunos les gustaría. De hecho, hace pocos días, apareció en Facebook una fotografía, que en ese caso subió Stella McCartney, bien conocida dentro del mundo de la moda. La fotografía causó una gran polémica en la red social precisamente por lo delgada que estaba la chica. Al final, hubo explicaciones y disculpas por dar a entender cosas que no eran. O al menos esa fue la versión oficial.

Negar que en las pasarelas sigue habiendo un montón de modelos que no llegarían a poder ser consideradas saludables por la talla que usan y el peso que tienen, es negar la realidad. En la mayoría de los grandes eventos de la moda podemos verlas desfilar, y sinceramente, no hace falta una pesa para comprobar que a esas chicas se les está llevando en muchos casos a un proceso de autodestrucción. Muchas de ellas no alcanzan apenas los 20 años, se encuentran en pleno proceso de desarrollo y la alimentación que les obligan a mantener para tener ese cuerpo podría ocasionarle muchos problemas futuros. La realidad es que de momento, pocos parecen preocupados al respecto.

No hace mucho, una firma era duramente criticada por lanzar una talla XXXS, algo que en principio podría hacer pensar que es lógico contar con una talla semejante y que al mismo tiempo, sobre todo en el caso de adolescentes, les podría llevar a tener unos hábitos poco sanos y que podrían acarrear enfermedades contras las que se supone luchamos hace años. También es cierto que ahora más que nunca hay marcas que han aprovechado el tirón mediático de las curvas para conseguir justo el efecto contrario, como en el caso de Dove. Pero sigue faltando mucha concienciación, y sobre todo, mucho cambio en nuestra mentalidad de concebir a la mujer solamente como un cuerpo con capacidad de tener hijos. Quizás si la sociedad cambiase, y la industria de la moda y la publicidad se quedase sola, veríamos las cosas de otro modo. Pero de momento, el modelo de Barbie, aún con la Barbie cambiada, se mantiene presente.

Imagen: Bugeater

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...