La custodia compartida impuesta quebranta los ánimos de muchas mujeres

La reforma que pretende introducir el ministerio de Justicia dejaría la puerta abierta a regímenes compartidos de visitas incluso a condenados por violencia de género.

violencia machista

La custodia compartida que se pretende lanzar desde el ministerio de justicia está dando mucho que hablar en el entorno de quiénes han sufrido violencia de género, o de quiénes trabajan duramente por prevenirla o asistir a quién la sufre. El problema viene porque la reforma que se pretende impulsar desde el ministerio dejaría la puerta abierta a que aquellos que han sido condenados por maltrato, puedan estar presentes en una custodia compartida, algo que hasta ahora quedaba fuera de cualquier contemplación legal, dado lo grave que se considera el delito y por la posibilidad de que haya daños a los menores intentando infringir daño a la progenitora.

Aunque el actual titular de la cartera de justicia ha negado ante la prensa que quepa esa posibilidad, la movilización de los colectivos ha sido inminente. En realidad, por mucho que se pueda decir verbalmente, todas las asociaciones entienden que la ley introduciría de facto este hecho, y que ciertamente sería un gran retroceso a la hora de evaluar los avances que se han hecho en la lucha contra la violencia de género, al tiempo que supondría un gran sufrimiento a las familias, tanto a las mujeres, como a los menores que en la mayor parte de los casos han sido también víctimas de la mencionada violencia.

Casos y casos

Si prestamos atención a los casos que se han dado en los que los menores no solamente han sido víctimas del mismo maltrato que sufría su madre, sino también de un maltrato más brutal aún que es el psicológico, o incluso el daño físico irreparable como ha ocurrido con algunos pequeños que murieron en manos de sus padres solo para vengarse con ello de las madres a quiénes maltrataron anteriormente, no creo que el anteproyecto de ley tenga sentido alguno.

Si lo que se pretende es proteger al menor, y por eso se da la opción de custodia compartida impuesta, hay que saber reconocer primero lo que es positivo y negativo para un niño. Y difícilmente puede darse un caso en el que el clima de violencia machista generado por su padre vaya a traer nada bueno al pequeño. Más aún, la angustia que le causará a su madre, saber que su hijo está en manos de una persona a la que no le tiembla el pulso a la hora de levantar la mano. Y aunque todo esto pueda ser muy razonable y hacer que esa ventana que se abre en este texto quede completamente cerrada a juicio de un juez, los casos son muchos, y las situaciones bien diversas, y el miedo es grande. Por eso, las mujeres que se encuentran dentro de este colectivo, ya sea porque han sufrido de cerca el problema, ya sea porque ayudan a otras, solicitan la inmediata retirada. La ley en sí misma no cambia la esencia de lo que se ha hecho hasta ahora, procurando el bien del menor con ambos progenitores siempre que se cumplan ciertos criterios y sea lo mejor para el niño. Pero las modificaciones que introduce, sí que podrían suponer atrasos para la mujer y para la lucha social contra la violencia de género.

Hay que recordar que que las cosas hayan mejorado entorno a ese tema no supone que podamos relajarnos. Relajarse implica no dar solución al problema, y sobre todo implica, perder la batalla ante el intento de erradicar a la violencia de género. ¿De verdad queremos eso? No me lo creo…

La opinión del ministro

Ante la presión y las muchas críticas que han surgido, el ministro se ha comunicado mediante los medios y ha declarado que en ningún caso se contempla lo que están planteando las asociaciones y quiénes critican la reforma en el documento. En ellas ha querido expresar que hay mucha controversia y que no se está explicando bien el contexto. Además, el ministro dijo literalmente que no es razonable dar la custodia a los maltratadores. Pero nadie quiere confiar en su palabra, cuando literalmente en el anteproyecto de ley de la custodia compartida impuesta podría darse en el caso de maltratadores si el juez considera oportuno y se justifica que va en beneficio del menor. De ese modo, queda una puerta abierta, puerta que se negó tajantemente a las mujeres que habían sufrido alguno tipo de violencia anteriormente a la presentación del documento. Y no parece que las mujeres vayan a ceder. Con mucha razón. Esperemos que el señor Catalá se de cuenta del error tan grave, y el retroceso tan brutal que supondría algo así.

Imagen: Kenny Rivas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...