La historia de Lucía: una condena injusta de cárcel indemnizada con solo 110 euros al día

A Lucía la condenaron por un homicidio que no cometió y se pasó casi dos años en la cárcel perdiéndolo todo. Ahora el Supremo se pronuncia entregándole una indemnización de solo 60.000 euros.

carcel

La justicia a veces se equivoca, y cuando lo hace, lo justo es que sea justa en enmendar su error. Sin embargo, a veces la realidad supera a la ficción y vemos noticias como la que te traemos hoy a la portada de nuestro blog. Se trata de la historia de Lucía, una mujer que fue condenada por un homicidio que no solo no cometió, sino que nunca existió. En total, casi cumplió dos años de una dura condena que no se merecía y que le hizo perder muchas cosas en su vida. Ahora, que se ha reconocido que ha habido una culpa judicial que la exculpa de los cargos, lo que da vergüenza es la indemnización que le han propuesto.

En total, 60.000 euros por los casi dos años de cárcel que cumplió. Sale a 110 euros por día, una cantidad pírrica si se considera que Lucía perdió su trabajo, todo contacto con muchos de sus amigos y familiares, vio como su vida tenía que vivirla injustamente entre rejas, e incluso la custodia de sus hijas por parte del tiempo que permaneció recluida. ¿De verdad que todo eso cuesta nada más que 60.000 euros? ¿De verdad que cuesta tan poco reconocer un error que ha arruinado la vida de una persona? ¿Cuáles serán los daños con los que tendrá que vivir Lucía el resto de su vida? ¿Quién le permite recuperar todo el tiempo perdido?

Quizás lo más llamativo de todo el asunto es que ha tenido que ser el Tribunal Supremo el que se pronuncie porque el Juzgado en el que se llevaba a cabo el juicio de Lucía se habían negado a otorgarle indemnización alguna porque según su criterio se la había absuelto del homicidio por falta de pruebas, y no porque éste no existiese. Al final, la condena ha venido en forma de sentencia del tribunal superior, pero deja mucho que desear de la justicia española. Quizás por eso la única indignada no es Lucía sino toda la sociedad que está conociendo este caso que se ha convertido en viral en los últimos días y ha protagonizado las portadas de varios diarios.

Lo difícil que resulta no tener razón

Cuando alguien comete un delito, debe pagarlo con lo que los jueces estimen oportuno en un juicio legal y con todas las partes con una defensa justa. Hasta aquí todos estaríamos de acuerdo. Sin embargo, la justicia no cuenta con los mismos medios para resarcir los errores de los que es culpable y, en ese sentido, se parece mucho al resto de Administraciones del Estado. Reconocer errores no es algo que se les de demasiado bien y eso logra cabrear a las personas que actúan de buena fe. El caso de Lucía no es aislado, y creo que debería dar para una reflexión sobre lo que significa la palabra Justicia con maúsculas. ¿Puede ser Justicia algo que no es justo? ¿Puede la Justicia actuar injustamente? Creo que en el caso de hoy ha demostrado no solo que puede, sino que cuando lo hace, no pasa absolutamente nada.

Basta solo imaginarse a una persona que no ha cometido delito alguno en la cárcel para que se te pongan los pelos de punta. Si a eso le sumamos que la condena era por homicidio, las cosas parecen volverse aún más oscuras en la historia de Lucía. Por si todo ello fuera poco, a esa vida normal que tenía antes de que todo ocurriese hay que ponerle un punto y final con su entrada en la cárcel. El juicio social al que fue sometida, perder la custodia de las hijas, olvidarse de tener un trabajo con el que estaba contenta. Es verdad que los tiempos no están como para cobrar millones con un sueldo, pero estoy totalmente convencida de que a Lucía y a su familia los 110 euros que le otorgaron de indemnización por día le parecen realmente poco por todo lo que tuvo que perder. Es más, le parecerán una broma pesada de un juzgado que dice ser el Tribunal Superior. El máximo para impartir Justicia. Y si esto es justo, como se suele decir con el refrán «que Dios nos coja confesados»

Ahora Lucía puede apelar su situación para que se reconsidere su caso, pero partiendo de la base de que el primer tribunal se negaba incluso a alguna indemnización, la reflexión está de este lado de la mesa. ¿Es nuestra Justicia justa? Las conclusiones son tuyas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...