La infanta Cristina es imputada como figura esencial en la trama Nóos

La colaboración de la infanta Cristina en el caso en el que se acusa a su marido es entendida por el juez como pieza clave. Por ello ha decidido imputarla como implicada.

infanta cristina

El Fiscal General pensaba que en el caso Nóos que lleva el juez Castro, la infanta Cristina quedaría libre de cargos tras depositar la fianza de la que se ha hablado esta semana y con la que ha habido una serie de problemas técnicos por una confusión entre cuentas en las que se debía hacer el ingreso. Sin embargo, contra todo pronóstico, y para suerte de la opinión pública, cansada de que la justicia se aplica según a quién se esté juzgando, el juez que instruye la causa no cree que la infanta Cristina, por ser infanta y por ser la mujer del imputado principal haya tenido un simple papel colaboracionista sin conocer el trasfondo de las cuestiones. De hecho, en el auto en el que el magistrado imputa oficialmente a la infanta Cristina la declara como una figura sin la cual difícilmente se podrían haber llevado a cabo todos los entramados del caso Nóos.

La infanta Cristina es imputada como figura esencial en la trama Nóos, y ahora todas las críticas se centran en la necesidad de que dimita como sucesora a la corona española. De hecho, aunque sea difícil que algún día la infanta llegue a ser reina, ya que es la sexta en la línea sucesoria después de las actuales hijas del rey Felipe, de su hermana Helena y de sus dos hijos, la opinión pública y la imagen de la corona se ven claramente perjudicadas por su caso y por el hecho de que se trata de un delito muy grave, pues hablamos de un fraude fiscal millonario.

Sin embargo, pese a que todavía la infanta Cristina no ha emitido comunicado alguno, quién sí lo ha hecho es Casa Real. Desde allí, hacen énfasis en que confían en la justicia y que ellos no van a ejercer alguna presión sobre la actual hermana del rey para que dimita como sucesora. Sin embargo, es cierto que la monarquía se ve debilitada y que en las principales cabeceras de los diarios, no solo españoles, sino internacionales, se está logrando una imagen pésima de la corona. Si bien es cierto que el actual rey Felipe nada tiene que ver con el caso Noós, la infanta Cristina es su hermana y el caso es en sí mismo muy mediático. Además, saber que la hermana del rey, que podría si se dan una serie de circunstancias reinar en España es corrupta y ha defraudado a la Hacienda Pública no ayuda a conseguir demostrar esa imagen de honestidad que tanto se le exige a las Administraciones Públicas.

Justicia para todos

Más allá de la noticia en sí misma y de todas las críticas que se están suscitando en las redes sociales sobre la imputación de la infanta Cristina, tengo que decir que la imputación que hace el juez Castro me parece como poco salientable. De hecho, en contra de la opinión del propio fiscal del Estado, y demostrando con argumentos que en el juicio a cualquier común de los mortales serían válidos, reclama que a toda la sociedad se la juzgue por igual. De hecho, utiliza el propio eslogan de la Agencia Tributaria de que Hacienda somos todos para emitir su veredicto final de sentar a Cristina en el propio banquillo del caso Nóos.

Uno, desde fuera, se pregunta muchas cosas acerca de la necesidad de esa familia de meterse en tal entramado. Teniendo en cuenta los trabajos que ambos cónyuges tenían, y la ayuda que reciben precisamente por ser familia Real, sería ilógico pensar en algo semejante. Precisamente por los privilegios de los que gozan por su posición es que la sociedad les exige mucho más a ellos que a cualquier otra persona, y es por ello también que comprato completamente la opinión del juez Castro. No se le debería aplicar la conocida como doctrina Botín a la infanta por ser la infanta, ni tampoco deberíamos ser tan ilusos de pensar que el mero hecho de no conocer el trasfondo de muchas situaciones convierte a un acusado en inocente. El propio Urdangarín ha tenido que reconocer en más de una ocasión que muchas de las comisiones se las llevó gracias a estar casado con la infanta, y ese papel que le tocaba jugar a Cristina no puede quedar en un no sé, o no sabía. Por todo eso, creo que un día como hoy hay que alegrarse de que todavía en España, aún pese a las presiones desde muchos sectores, tengamos una independencia judicial lo bastante fuerte como para poder, si se da el caso de que se comete delito, sentar en el banquillo a alguien que en otros momentos podríamos haber visto como intocable. ¿Tú qué opinas de la imputación de la infanta Cristina?

Imagen: Pan American Health

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...