La moda en los ojos de los niños ¡No te lo pierdas!

¿Cómo perciben los niños ciertos patrones de la industria de la moda en sus publicidades? El video “Niños vs moda” revela la desigualdad de género implícita.

¿Cómo los niños miran la moda?

Enferma, hambrienta, asustada, borracha o pobre. Así ven un grupo de niños a las mujeres que aparecen en las fotografías publicitarias de varias marcas de moda. En un video que realizó la artista madrileña Yolanda Domínguez, donde indaga las opiniones de niños y niñas de 8 años respecto a imágenes promocionales de varias firmas, los pequeños reaccionaron así ante los patrones que se intentan establecer desde la industria de la moda.

En el audiovisual, que obtuvo el premio Beazley que el Design Museum de Londres concede al mejor diseño de moda del año, la artista interrogó a alumnos del colegio La Rioja, de Madrid, sobre qué veían frente a imágenes publicitarias de Dior, Loewe, Balmain o Giorgio Armani.

Violencia implícita en la moda

El resultado fue impactante cuando ofrecían las descripciones de las mujeres: la percepción fue de abandono y pobreza. También impresionó el contraste de las opiniones de las fotografías de figuras femeninas con respecto a las imágenes donde aparecen figuras masculinas.

En estas últimas, los comentarios de los niños fueron positivos. Los hombres fueron vistos como superhéroes, universitarios o como empresarios exitosos.

Los niños realizan un trabajo de decodificación de las imágenes y pusieron en evidencia la violencia implícita y la desigualdad en el tratamiento de hombres y mujeres, e incluso algunos proponen ayudar a algunas de las chicas que aparecen retratadas.

Sobre las modelos mujeres hicieron comentarios como: “tienen hambre”, “se sienten solas” y “se podrían morir”, mientras que al ver a los hombres se proyectaron a ellos mismos: “están felices”, “yo también quiero ir a la universidad”, “yo soy el jefe”.

Las preguntas que surgen de este trabajo de Domínguez son reveladoras: ¿por qué estas grandes empresas transmiten imágenes que debilita el perfil de las mujeres? ¿por qué nadie lo denuncia? ¿qué influencia pueden tener estas imágenes en la formación de una cultura visual en la sociedad? ¿qué podemos hacer para cambiarlo?

Esta investigación, a pesar de lo cruda y reveladora, ofrece una crítica de una manera bastante original y sin pretensiones de convencer sobre los puntos que se cuestionan. Las conclusiones están sugeridas en las reacciones de los niños, lo que las hace más digeribles.

Además, Domínguez está convencida de que exponer la crítica en un museo, lejos de neutralizarla, la refuerza: “Que la propia estructura reconozca que hay fallos es una señal de salud, significa que se está preparado para mejorar”.

A pesar de que la artista considera que el museo es un contexto que tiene muy poco impacto en el tejido social, está segura de que el lugar de este vídeo es internet y las redes sociales.

Miradas sin prejuicios

Para la autora de este audiovisual denominado Niños vs moda el punto neurálgico del trabajo es la mirada sin prejuicios de los chavales, quienes están menos acostumbrados a la avalancha de publicidades de moda.

Domínguez seleccionó a los niños de ocho años porque consideró que, de alguna manera, tienen un pensamiento más virgen sobre las marcas de artículos de vestir que están en boga en el mundo.

“La moda es una forma de jerarquía social: a través de lo que llevas indicas a los demás qué lugar ocupas en el mundo y a qué colectivo perteneces, pero ningún niño me dijo que quería llevar o tener nada de lo que mostraban los modelos”, expresó la artista.

En este experimento, a los niños se los clasificó de dos en dos para que lograran cierta autonomía en las respuestas y no existiera influencias tan imponentes como cuando se encuentran en grupos más numerosos. Posteriormente, la fotógrafa les explicó que las imágenes eran sólo anuncios publicitarios y no se trataba de fotos reales.

Domínguez expuso su obra en Londres junto a los vestidos de la joven promesa irlandesa Richard Malone, en el apartado de moda, y el jurado en lugar de premiar a algún virtuoso modista, se inclinó por las ideas de una artista que pone en tela de juicio no sólo los patrones y mensajes sugeridos en esas campañas publicitarias, sino también el consumismo y la representación de la mujer.

“La gente necesita que la activen, que sacudan sus esquemas de vez en cuando. Los consumidores tenemos un poder y una responsabilidad. Comprar un producto significa apoyar esa marca, su publicidad y sus condiciones de fabricación”, dijo la expositora.

El jurado que le otorgó el premio Beazley confesó que esta propuesta es interesante porque desafía los límites. Los que calificaron a los participantes se decantaron por la propuesta de Domínguez por llevar un mensaje que impulsa cambios en el sector. Estas fueron las razones fundamentales por la que Niños vs moda se alzó con un galardón que normalmente corresponde a algún diseñador.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...