La polémica campaña de Myla Dalbesio para Calvin Klein

Casi nunca vemos mujeres de la talla 42 como imágenes de marca. Pero en este caso, Calvin Klein elige a Myla Dalbesio y le llueven críticas. Descubrimos la razón de éstas.

calvin klein

De campañas de moda con polémica no es la primera vez que hemos hablado. De hecho, lo hemos hecho muy recientemente por otras razones diferentes a las que asume como propias la protagonista de hoy. En este caso, queremos contártelo todo sobre la última de las acciones promocionales de la firma Calvin Klein que ha presentado su nueva colección de moda íntima con un rostro diferente, el de Myla Dalbesio. La modelo no tiene nada que ver con las que anteriormente representaron a Calvin Klein, pero desde luego precisamente el hecho de que llevase una talla 42 deberían ser motivo de orgullo, viendo el uso que se hace en la publicidad y la moda del cuerpo femenino.

Sin embargo, una confusión en las redes sociales ha hecho que todo lo que pretendía la marca se fuese al garete. Y la que podría haberse convertido en la campaña de moda de Calvin Klein más natural con una mujer real ha estado llena de polémica y de críticas en su contra. La razón no es que Myla Dalbesio sea el rostro protagonista. Ni tampoco que la modelo lleve una talla 42. Lo que ocurrió es que ella en una entrevista con un conocido medio internacional se refirió a sí misma como una modelo grande. A partir de ahí, alguien hizo una mala traducción y mezclo la frase con la campaña de Calvin Klein que ha sido la última en la que ha colaborado, y lo demás surgió al viralizarse por las redes sociales.

Una talla 42: la talla grande

Lo que hizo que medio mundo se alzase contra Calvin Klein fue el hecho de asociar una talla 42 a una talla grande. En realidad, la marca no había dicho tal cosa, ya que en su colección, de la que Myla Dalbesio es la protagonista, existen tallas para todos los cuerpos, las cuales van de la XS a la XXL. Por tanto, en ese sentido, no hay polémica. Más bien todo lo contrario, con el bulo que se generó en las redes sociales, y siendo mentira, la firma sale reforzada y con una mejor imagen, y sobre todo más notoriedad. Lo que en principio parecía ser malo, ahora resulta ser perfecto. Las polémicas siempre consiguen llegar a mucha gente y si esa polémica no es real, se elimina el efecto negativo de ésta. Justo lo que le pasó a Calvin Klein.

Más allá de la campaña de moda en sí misma, la reflexión viene al hecho de que fuese la misma Myla Dalbesio la que se declaró como modelo grande. ¿Es en realidad la talla 42 una talla grande? Si nos centramos en las firmas de moda que ofrecen productos claramente identificados como tallas grandes, podríamos decir que sí. De hecho, otra de esas polémicas que dio la vueltas al mundo fue la del lanzamiento de Violeta, marca de moda de tallas especiales de Mango, en la que precisamente se comenzaba a tallar en la 42. No solamente las españolas. La mayoría de las compañías con un sello dirigido a ese público toma esa medida como la de inicio de su tallaje.

La misma opinión de la modelo protagonista de la campaña de Calvin Klein es toda una declaración de principios. Ella tiene una 42. Y trabaja en el mundo de la moda. Y se considera a sí misma grande. La verdad es que lo de grande y pequeño son siempre conceptos muy relativos, y dependen de la comparación que hagamos. Creo que es precisamente esa comparación la que permite la confusión y la que justifica las declaraciones de la ahora famosa mujer. Si en realidada estuviésemos en su lugar, rodeadas de chicas con tallas 36, de esas que criticamos duramente por mostrar una imagen de la mujer que no tiene nada que ver con lo real, y que incluso podría decirse que no es sana. ¿Cómo nos sentiríamos? Probablemente, nos consideraríamos como Myla Dalbesio, una talla grande.

Particularmente me ha gustado la campaña de Calvin Klein. Me gusta que las marcas se animen a sumir con naturalidad lo que es el cuerpo de una mujer real. De una mujer de la media. De una mujer que es la que por lo general compra todas esas prendas que se lanzan en el mercado. Ya va siendo hora de que eso sea lo habitual. Seguirá habiendo chicas con tallas 34 y 36, pero si miramos a nuestro alrededor, la mayoría dista mucho de ser un prototipo como el que se muestra en prácticamente todas las campañas de moda. Solo por eso, le digo un bravo en mayúsculas a quiénes hayan diseñado la última campaña de la firma en su apartado de lencería femenina.

Imagen: Michael Gray

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...