La violencia de género se agrava en España

En España, el problema de la violencia de género continúa pese a la concienciación de la sociedad. Se reclaman más recursos públicos para combatirla.

violencia genero

Seguramente los casos de violencia machista que hemos vivido esta semana, con varias víctimas mortales, nos recuerden que se trata de una lacra que no hemos ni de lejos superado. De hecho, la falta de medios, de campañas de concienciación y la ligera con la que se toman algunas decisiones, pareciera estar incidiendo en que haya más asesinatos e intentos de agresión a mujeres que ya han denunciado a sus maridos. De hecho, todas las víctimas de esta semana habían interpuesto denuncia. Y todas ellas habían sido tratadas como casos no urgentes, o casos en los que el riesgo se consideraba bajo.

Lo cierto es que si con un riesgo bajo, se produce el peor de los escenarios, me da la impresión de que no estamos teniendo en cuenta todas las consecuencias que están en juego. Sí que creo que nuestra sociedad ha hecho grandes cambios al respecto de la violencia machista. Pero creo que quedan todavía muchos más por venir a la hora de que podamos decidirnos a acabar de una vez por todas con ella. Hay mayores penas, las víctimas tienen un trato de favor, existen recursos destinados a su protección, la sociedad es consciente de que este tipo de comportamiento se debe condenar…. Pero en época de crisis, parece que también hemos quitado parte de recursos necesarios para combatirla, y todo pasa, tarde o temprano factura.

Violencia machista: una prioridad

Creo que como en otros sectores, en el caso de la protección a la mujer nos confiamos. Hace unos años, el problema era que muchas mujeres vivían los malos tratos en silencio. No los denunciaban. A día de hoy, las mujeres denuncian esos malos tratos, como han sido los casos más actuales. Pero a la hora de la verdad, la ley no les ofrece los instrumentos suficientes como para poder evitar un fin horroroso. Un fin que ya temían. Un final que querían evitar. La sociedad es culpable de lo que le haya pasado a esas mujeres. Mujeres que no se quedaron calladas. Mujeres que sabíamos estaban en peligro, y que alguien valoró mal. Su equivocación les costó la vida.

No se puede mirar hacia otro lado y dar por hecho que no se podía haber previsto. No se puede decir que las víctimas jamás serán un arma política cuando en realidad han sido víctimas por partida doble; de sus parejas y de los recortes. No se puede mantener un silencio sin más ante casos como los que nos han ocurrido. Hay que asumir las consecuencias, y admitir que es necesario aportar más recursos a la violencia machista. Porque de lo contrario, podríamos volver a las épocas en las que las mujeres ya no encuentran razón para denunciar. Porque el final será el mismo. Y además, se sentirán burladas por la justicia y por la sociedad en general.

Campañas de concienciación de la violencia machista

Precisamente por recortes ministeriales que hemos vivido por la brutal crisis que ha sacudido España, el ministerio no ha contado con recursos para mantener en los medios de comunicación campañas que conciencien sobre la violencia machista y sobre lo que está pasando detrás de cada una de esas víctimas de ella. Actualmente, tras los sucesos, se han destinado fondos a estas campañas, y es probable que hayas ya visto alguna en la televisión o en otros medios. Sin embargo, no es necesario que se pongan en marcha cuando ya ha pasado lo peor, lo mejor es no bajar nunca la guardia. Y la hemos bajado.

No creo que esas mujeres que han sido víctimas en los últimos días de la violencia machista dejasen de serlo por la publicidad. Ni mucho menos. Pero desde luego, sin ésta, dejamos de preocuparnos por el tema. La sociedad baja la guardia. Y esto, no es un tema solo de parejas. Es un tema social. Y que no se nos olvide que aunque hayamos evolucionado, aunque hayamos cambiado, aunque nuestras leyes busquen la igualdad y la paridad de hombres y mujeres, en realidad, seguimos siendo una sociedad machista. Y son los comportamientos machistas los que hacen que la violencia de género exista. Y sobre todo, que se mantenga en el tiempo.

Necesitamos concienciación. Necesitamos que se siga hablando del tema. Necesitamos que se siga denunciando. Necesitamos perseguir a quién la practica. Necesitamos que la sociedad siga alerta. Y desde luego, con recortes en este sector, no creo que vayamos a muchos lados. Hay ciertas cosas que son fundamentales, y creo que la lucha por la violencia machista, para combatirla y acabar eliminándola es algo que la sociedad debería mantener como prioridad número uno. Y si no hay víctimas, no es momento de bajar la guardia, sino de todo lo contrario.

Imagen: Iglesia en Valladolid

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...