Llegan las vacaciones, ¿sabes desconectar del trabajo?

En la vida es importante disfrutar de cada momento, por eso es importante que disfrutes del trabajo y de la familia pero cada uno en su sitio sin mezclarlos.

aeropuerto hoteles

Llevas  todo el año pensando en las vacaciones y cuando realmente llegan no sabes desconectar del trabajo diario. No es la primera vez que ves a alguien en la terraza de un bar con el portátil o a alguien en la playa con el teléfono móvil hablando de trabajo. En realidad, lo que te proponemos hoy son unas vacaciones en las que disfrutar de verdad y desconectar por completo de tu labor diaria. Al fin y al cabo, las vacaciones se han pensado para conseguir esa desconexión que tanto hace falta y para que la vuelta al trabajo se lleve a cabo con las pilas bien puestas.

Para estar de vacaciones realmente tienes que aprender a desconectar del trabajo diario, pues tu salud te lo agradecerá. Si quieres conseguirlo, es fundamental que aprendas a separar las responsabilidades profesionales y las personales. El éxito y la felicidad se consiguen cuando se encuentra el equilibrio entre estas dos facetas. Hacerlo puede no resultar demasiado sencillo en un mundo en el que los dispositivos móviles nos hacen estar siempre disponibles, pero debes intentarlo para obtener el máximo beneficio para ti y para tu propio desarrollo profesional.

¿Qué pasa en unas vacaciones sin desconectar del trabajo?

  • Si sólo piensas en el trabajo, no vas a disfrutar de tu familia y de tus amigos y al final todo esto te pasará factura, te llenarás de frustraciones personales porque el trabajo no puede llenar las carencias que surgen por falta de afectos personales.
  • Si sólo piensas en el trabajo, tus relaciones estarán llenas de reproches por no dedicarle el tiempo necesario a la pareja o a los hijos e incluso tus amigos te llenarán de reproches si alguna vez le dedicas un poco de tu tiempo
  • Si sólo piensas en el trabajo, tus niveles de estrés aumentarán y estás predispuestas a sufrir enfermedades como dolores de cabeza, aumento de la tensión arterial, ansiedad…
  • Si sólo piensas en el trabajo vivirás irritada y de mal humor pues sentirás un malestar interno que no vas a saber canalizar
  • Si sólo piensas en el trabajo  te sentirás especialmente incómoda los días en los que no tienes que asistir al trabajo porque no sabrás que hacer con tu tiempo libre.

Consejos para desconectar del trabajo en vacaciones

Ten en cuenta los siguientes consejos si quieres desconectar completamente de tu trabajo durante este verano o durante los fines de semana de todo el año:

  1. Apaga tu teléfono móvil y disfruta plenamente de los paseos familiares.
  2. No te pases las vacaciones tumbada en un sofá o en la cama, disfruta del aire libre y camina, corre, nada o anda en bicicleta. Lo importante es que te muevas pues la pereza produce cansancio.
  3. Trata de repartir tu tiempo de descanso para estar con tus seres queridos, pero también reserva alguna parte de él para ti misma, para estar sola y hacer algo que te guste como ver la tele, leer, pasear…
  4. Trata de utilizar ropa cómoda para que te sientas realmente bien.
  5. Si pasas las vacaciones en casa, disfruta a tu manera escuchando música, cocinando, cambiando la decoración
  6. Los fines de semana no llenes demasiado tu agenda con demasiadas cosas que hacer o lugares a los que visitar. Procura también reservar espacios de tiempo para tu descanso y estar tranquila en casa.
  7. Vete de vez en cuando a un balneario o a algún lugar donde recibas un masaje relajante
  8. Disfruta de las comidas, aliméntate bien y procura comer conversando con la familia o los amigos y olvídate de la televisión.
  9. Si te levantas muy temprano para ir al trabajo, en vacaciones procura no hacerlo y disfrutar un poco más de la cama.
  10. Durante los puentes programa pequeñas salidas a lugares cercanos y procura dormir en casa para darle un tiempo también al descanso.

Desconectar del trabajo es importante para llevar una vida feliz. Pero, sobre todo en vacaciones debes recordar que la prioridad sois tú y los tuyos. Es más que probable que te hayas perdido una celebración familiar o hayas retrasado la llegada a casa diaria por trabajo. Así que ahora piensa que ese trabajo que te espera a la vuelta de tu escapada no va a moverse de ahí, ni va a pasar nada porque se retrase unos días. Se puede ser feliz en el trabajo y en la vida diaria si se disfruta de cada cosa en su lugar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...