Los cuidados del vestido de novia tras la boda

Las novias pueden tener diferentes opciones con su vestido de novia una vez ha pasado el día de la boda, las alternativas más usadas son guardarlo en el fondo de armario o venderlo de segunda mano. En cualquier caso, el vestido de novia requiere de unos cuidados especiales.

Cuidados del vestido de novia

Después de una boda, el vestido de novia tiene dos posibles destinos: acabar en un caja guardado en el fondo de armario o en el arcón de los recuerdos o ir a parar a otra novia. Hoy en día, teniendo en cuenta lo caro que es casarse y la crisis económica que atravesamos, muchas novias deciden vender de segunda mano su vestido para recuperar parte de la inversión, de esa forma pueden tener un extra en el viaje de novios, por poner un ejemplo. Pero lo cierto es que a la mayoría de novias les gusta guardarse el traje de novia, ya sea para recuerdo o para que un día, quizás, sus hijas puedan llevarlo puesto. En cualquier caso, hay varios cuidados que se deben tener en cuenta para mantener perfecto el vestido de novia.

El día de la boda debes tener en cuenta de que el vestido ha sido adquirido para disfrutarlo, eso no significa que lo tienes que ensuciar a propósito, pero mi consejo es que lo disfrutes. En el caso de que haya una mancha no lo laves con agua en ese momento. Es mejor que te lleves un quitamanchas para intentar sacar la mancha o dejarla para la tintorería. Hay novias, que una vez ya se han casado realizan un reportaje con su pareja en la playa, incluso se meten en el agua con el vestido de novia. Esto es para las más atrevidas, claro está.

Una vez terminada la boda, debes tener en cuenta que el vestido debe llevarse a la tintorería, esto es necesario tanto si se va a guardar en una caja, como si se va a vender de segunda mano, porque no se puede guardar sucio, ni se puede vender en mal estado. Una vez limpio, debes doblar cuidadosamente el vestido hasta conseguir que ocupe el espacio de la caja que hayas elegido, dicen que son mejores las cajas de cartón. Una vez doblado, debes usar papel de seda para envolverlo, este papel protegerá el vestido de la humedad. Normalmente el vestido suele acabar en el fondo de armario, por ello es conveniente que te acuerdes de sacarlo de vez en cuando para que no se apelmace y para que no coja olor a guardado.

En el caso de decidir vender el vestido de segunda mano hay diversas opciones, aunque una barata y fácil es a través de Internet. Una de las páginas que ha salido recientemente es Nuptialista.com que esta precisamente dedicada a la venta o compra de vestidos, ya sea de primera o de segunda mano. Estas webs ayudan a sacar el máximo rendimiento al vestido de novia. Hay novias que, dependiendo de cómo sea el vestido, lo llevan a una modista y lo cortan en dos piezas para usarlo como un vestido de ceremonias. ¿Cuál ha sido vuestra opción para vuestro vestido de novia?

Foto | Millzero Photography

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...