Pobreza energética, pobreza social

La pobreza energética en España es un mal al que no se le ha prestado la suficiente atención. El último caso de una anciana que murió por olvidar apagar las velas ha devuelto el tema a la actualidad informativa.

pobreza energetica

El último caso mediático ha conmocionado a todo el mundo, pero no ha estado exento de polémicas. De hecho, la pobreza energética no es un mal nuevo, ni mucho menos. Desde el estallido de la burbuja en 2008, han sido muchos los hogares que han tenido problemas para mantener la temperatura adecuada. Y otros, han visto cortados sus suministros por no disponer del dinero suficiente para pagar la electricidad. Una electricidad, que por cierto, tiene un IVA del 21% más un 4% de impuesto eléctrico. En total, un 25% de impuestos para lo que debería ser un servicio básico vital.

La anciana que murió en Reus al producirse en su casa un incendio por no haber apagado las velas que la iluminaban por las noches, a falta de luz eléctrica desde hacía dos meses, tenía 81 años. Ahora, el ayuntamiento, la propia Generalitat de Cataluña y la eléctrica que le cortó el sumistro se pelean a ver quién tiene la culpa. Pero sus familiares y amigos, lloran por una vida humana que se perdió entre la burocracia tácita y el escaso deber moral de ponerse a trabajar todos a una. No creo que la compañía tenga la culpa exclusiva, ni tampoco que los ayuntamientos estén haciendo todo lo que pueden. Los recursos son escasos, eso es verdad, y quizás por eso haya incluso que llamar al gobierno central como responsable de toda esta tragedia.

Unas cifras de pobreza energética que abruman

La realidad es que, como en casi todo lo demás, la Administración va por detrás. La pobreza energética lleva años adueñándose de los hogares. Ya hace más de una década que la situación comenzó, y no ha hecho sino crecer en los últimos períodos. Imagen de esa desidia es que nadie, oficialmente, se ha puesto a contabilizar cuántos españoles pueden estarla sufriendo. Han tenido que ser otros los que se encarguen de ese trabajo. De hecho, el único estudio que hay actualmente sobre el tema pertenece a la Academia de Ciencias Ambientales. Y, para susto de todas las que léeis este artículo, indica que hay más muertes por pobreza energética en España que por accidentes de tráfico. El número total de fallecidos en las carreteras españolas en 2015 ascendió a 1126 personas. ¿Te haces una idea del problema?

¿Cómo medir la pobreza energética?

Llama la atención que incluso en un asunto tan importante como el de atajar la pobreza energética, se pierda tiempo en dogmatismos como el de elegir un criterio con el que medirla. Incluso en eso se ha aplicado el lema Spain is different. Mientras que el resto de países europeos consideran que es «pobre, energéticamente hablando«, aquel que tiene unos ingresos por debajo del 60% de la media nacional, en España usamos otro criterio. En el caso de nuestro país se le llama pobre energético a aquel que utiliza más de un 10% de su renta a pagar electricidad y gas en el hogar. Sin embargo, pese a esa burocracia absurda, la Academia de Ciencias Ambientales calcula que sea cual sea el criterio que se use, en España hay más de siete millones de personas que son incapaces de mantener su casa a la temperatura adecuada. ¡Increíble!

El Bono Social de Electricidad

Una de las iniciativas que se planteó con el extinto gobierno de Zapatero, porque con él se asentó el término de pobreza energética, cuando estalló la burbuja, fue el del bono social de la electricidad. Con este descuento, las familias que tienen menos recursos (al menos es así en la teoría), pueden obtener un descuento en su factura de la luz del 25%. Si te fijas, coincide con los impuestos que se llevaría el Estado por la electricidad. Sin embargo, en la práctica, la factura con bono social incluye también impuestos tras detraer las cantidades a descontar anteriormente citadas.

Actualmente, el Bono Social de Electricidad es la única opción a la que se pueden acoger todos los españoles. Puedes pedirlo a una comercializadora de último recurso si tu potencia es inferior a 3Kw, si eres pensionista de la Seguridad Social (pensión mínima de jubilación o invalidez), si eres una familia numerosa, o si todos los miembros de la unidad familiar están en paro.

Las iniciativas de las Comunidades Autónomas

Paralelamente, algunas Comunidades Autónomas han visto como el Bono Social no ha sido suficiente para poder atender las necesidades de la población. Por eso han generado ayudas específicas pensadas para los colectivos más vulnerables. En esa línea están Galicia, con su ticket eléctrico; Andalucía y País Vasco con partidas específicas para ayudar al pago de la factura de la luz.

Por ahora, al menos viendo el panorama -porque el ayuntamiento de Barcelona ha sido uno de los más activos contra la lucha por la pobreza energética- no parece que hayan dado con la solución. Habrá que esperar que con esta muerte se pongan las pilas. Es una pena, porque nadie debería morir esperando a que los políticos cambien las cosas. Pero, de momento, es la triste realidad española.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...