Ramika Khabari, la única rapera en Afganistán

Una joven canta rap para defender, desde su música, los derechos de la mujer.

Mujer con burka

Una mujer afgana de 19 años le planta cara a la difícil situación de las mujeres en su país. No es la primera, recordemos a Susan Firoz, de la que ya escribí en su momento, pero desde que ella se marchó a la India, nuestra protagonista se ha convertido en la única rapera de Afganistán. Se trata de Ramika Khabari, quien siendo tan joven no se ve intimidada por la situación que viven las mujeres en una sociedad tan conservadora. Es más, su última canción es un canto que denuncia esa complicada situación de la mujer en la sociedad afgana; se trata de la canción ‘Doghtar afghan‘ -‘chica afgana’-.

Con valentía y coraje, Ramika se enfrenta a una sociedad donde la mujer no tiene derechos, donde debe taparse con un burka, donde se asocia la mujer a maltrato y sumisión al hombre. Pero ella no parece temer a nada y se enfrenta con sus canciones y su música joven a ese conservadurismo afgano. Y es que ella es parte de ese 68% de población que tiene menos de 25 años y que han conocido de niños al régimen Talibán, pero que ahora y tras el derribo de ese régimen en el año 2001, han visto cómo llegaban a Afganistán otras corrientes que provenían de los jóvenes que habían estado en los campos de refugiados de otros países, como Irán o Pakistán, algo menos cerrados que el régimen Talibán.

Con la llegada de nuevas modas y costumbres, poco a poco, van floreciendo nuevas esperanzas de que la mujer, algún día, pueda llegar a tener derechos en ese país, donde una mujer como Ramika, o como era Susan, rompen los esquemas sociales establecidos. Son el ejemplo a seguir en un país donde no hay ninguna seguridad ni para ellas, ni para muchos de sus habitantes. Un ejemplo es que Ramika ha tenido que sufrir insultos en el colegio que venían de los chicos, solo por ser mujer. Aún así, esta joven, que conoció de niña el régimen más temible para las mujeres, no se amilanó y decidió seguir con sus sueños.

Ella, hija de maestros y miembro de una familia de cinco hermanos, soñaba con ser guitarrista. Cuando era adolescente ya no se prohibía ni la música ni la televisión en su país. Además, había llegado Internet, un medio a través del cual aprendió ingles y conoció el rap. Y gracias al apoyo de sus padres y de su valentía, esta joven mujer se ha convertido en la única rapera que tiene Afganistán. Ahora solo queda saber si otras mujeres se apuntarán a abrirse al mundo para luchar por sus derechos o si Ramika acabará como Susan, emigrando a otro país. El tiempo lo dirá, aún así, desde aquí le damos a Ramika Khabari una felicitación por su valentía, su coraje y su emprendimiento.

Vía | elpais.com

Imagen | flequi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...