¿Te afecta lo que puedan pensar de ti?

¿Cómo nos afecta a las mujeres lo que puedan pensar de nosotros? ¿Por qué sentimos la necesidad de cuidarnos? Entre otras cosas han sido la educación de nuestros padres, los maestros, nuestra propia experiencia y una serie de factores que han hecho que seamos de una manera determinada.

¿Cuántas veces te has fijado cuando pasa por tu lado una mujer con un estilo propio, buena figura y una imagen muy cuidada? ¿Por qué las mujeres siempre estamos pensando en nuestra imagen? Se podría decir que todo lo que hacemos, pensamos o somos es fruto de nuestra propia vida. Nuestra educación, lo que nos han enseñado los padres, los maestros o nuestras propias experiencias influyen en nuestro carácter, nuestra forma de pensar, la forma de ver y entender la vida y nuestro propio cuidado.

Si te sientes guapa por dentro, seguro que también lo estás por fuera.

Hace años que la imagen de la mujer se ha intentado introducir en estereotipos determinados como guapa, fea, gorda, delgada, con clase, etc. Esto beneficia a unos cuantos que ven en todo ello un gran negocio, ya que para poder estar guapa debes comprar un sinfín de productos para la belleza como cremas, tintes de pelo, ropas bonitas, zapatos, bolsos, etc. Generalmente la mujer cuando está por casa no se arregla tanto, o bien porque no tiene tiempo, o bien porque para realizar tareas domesticas no lo necesita o bien porque no le apetece, pero en cualquier caso, en casa no se suele estar como en la calle. Esto puede ser bueno o no, dependiendo del carácter de cada una.

Así pues, por un lado estará la mujer que poco a poco y sin darse cuenta se va dejando, permite que otros acontecimientos sean más importantes y su imagen se descuida, algo peligroso porque las mujeres llega un momento en que les puede afectar lo que puedan pensar de ellas. Luego está la mujer que siempre está impecable, tanto dentro como fuera de casa, una actitud realmente envidiable, porque estar bien lleva su tiempo y dinero. Y luego están las que les da exactamente igual lo que piensen de ellas.

Pero dentro de todas estas formas de ser, de cuidarse y arreglarse está el hecho de que si quieres tener una buena figura debes comer bien y hacer ejercicio. Eso implica cocinar de una manera sana, salir a caminar o realizar alguna actividad que nos permita estar en buena forma. Pero con todo esto siempre estará ese momento en el que te encuentras un poco perdida, ese en el que acabas de comer algo que no deberías y empiezas a sentirte culpable por haberte excedido. Ese sentimiento de culpabilidad es el que deriva de nuestros sentimientos, de lo aprendido a lo largo de la vida, de nuestra experiencia.

Evidentemente no todas las mujeres reaccionamos igual, pero muchas mujeres cuando comen en exceso luego tienen el sentimiento de haber hecho algo mal, cuando al fin y al cabo comer es uno de los mayores placeres de la vida y darse de vez en cuando un capricho puede ayudar a no coger manías con el tema de la comida. Se puede tener una vida sana y a la vez, de vez en cuando, comer un exceso, ¿crees que es posible que con el tiempo la mujer deje de sentirse culpable por no estar a la altura de lo que la sociedad espera de ella?

Pienso que aparte de todo lo referente a dietas, comidas en exceso y demás, está la sensación de que si te sientes guapa por dentro, puedes estar guapa por fuera. Normalmente nuestra imagen suele ser el espejo de lo que llevamos dentro, así que si te cuidas por dentro, seguro que también lo estarás haciendo por fuera.

Foto por andrea.rose en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...