Los trabajos que dan felicidad

Si tuviéramos que juntar la palabra trabajar o trabajo con alguna otra seguro que muchos irían más en la línea del odio que el la felicidad. Sin embargo, el líder en gestión e innovación, Steve Denning, ha elaborado una lista para la prestigiosa revista Forbes -especializada en este tipo de listas como las profesiones mejor pagadas para las mujeres o los famosos más ricos y millonarios del mundo– en la que destaca los diez empleos que son desarrollados siendo, en general, felices por ello.

¿Cómo? Pues si, pudiera parecer broma pero hay personas que ejerciendo su profesión se sienten realizados y en definitiva, felices pero sobre todo, y tal y como destaca esta lista, profesiones que son más proclives a dar felicidad que otras.

Quizás, puedas llevarte más de una sorpresa porque tal vez lo primero que se te venga a la mente sean empleos en los que se gane mucho y trabaje poco, si es que existen de esa clase, pero las apariencias engañan o al menos si hacemos caso de esta lista de las 10 profesiones ‘más felices’, al menos en Estados Unidos.

Los trabajos que dan felicidad

Los trabajos manuales o que presentan un servicio a la comunidad son los más felices.

Comenzamos desde el final a la cabeza y nos llevamos la primera sorpresa ya que en el puesto número diez se encuentra la profesión de: operario de maquinaria pesada.

Parece que este sector de la obra, muy ligada a la fatiga y a las largas jornada laborales, no le afectan los tópico y el hecho de tener entre las manos un maquina de destrucción hace felices a unos cuantos, y digo cuantos porque son pocas las mujeres -menos del 10%- las que han hecho de la maquinaria pesada su vocación. Parece que jugar con juguetes gigantes como excavadoras, palas y grúas -entre otros- no sólo es ‘trabajo de hombres’ sino que también resulta muy divertido. A día de hoy, como está el tiempo de la construcción y teniendo más demanda que oferta, estos trabajadores se declaran felices con su trabajo.

Pero continuamos con el ranking y llegamos al puesto número nueve de la mano del mundo de las finanzas. Parece que los vendedores servicios son felices ganado -el 65% de ellos- más de 66 mil euros anuales por una media de 40 horas a la semana en un confortable ambiente de oficina. Por lo que aquí la regla del dinero sí se cumple.

El puesto número ocho viene vestido con bata blanca pero no son médicos aunque sí se encuentran dentro del área de la sanidad y la medicina, aunque sea más mental que física. Los psicólogos ocupan el octavo puesto de la felicidad gracias, en parte, a la ayuda que reparten entre sus clientes. Resolver problemas de otras personas parece haberles ayudado a resolver los suyos propios, al menos en lo que a felicidad y satisfacción se refiere.

Ser artista, como escultor o pintor, también reporta una gran satisfacción, aunque resulta más difícil vivir de ello. No obstante, parece que es una satisfacción suficiente como para que ocupen el séptimo puesto de este ranking.

Les siguen los maestros, aunque su vocación dure mucho menos que en los tres anteriores. Y es que los profesores de escuela comienzan muy jóvenes y con demasiadas expectativas e ideales, llegando así al sexto puesto de la lista, pero tras cinco años de ejercicio, más de un 50% y debido a los recortes en la enseñanza y la conflictividad en algunas aulas, acaban abandonando su puesto de trabajo.

Aunque la enseñanza no esta del todo perdida ya que, en el quinto puesto se encuentran los profesores de educación especial. Un trabajo gratificante y bien remunerado -casi 37 mil euros- que reconduce a los maestros hacia el camino de la felicidad y la realización profesional.

El cuarto lugar lo ocupan los escritores. Muy en la línea de los artistas, ser escritor no supone una billete seguro hacia la estabilidad económica aunque si una profunda satisfacción personal. Si a ello, le sumamos la autonomía y autogestión del trabajo propio que produce esta profesión estaremos añadiendo los tres factores que le han llevado a estar a las puertas de la cabeza de la lista.

  • Los tres últimos puestos.

En tercer lugar y con medalla de bronce encontramos a los fisioterapeutas. Además ser un empleo bien pagado supone también a ayudar a personas con problemas físicos y musculares. Una interacción social que le hace estar bien posicionados en el camino hacia la felicidad profesional.

La medalla de plata de los más felices recae en los bomberos. Una profesión que, junto a los médicos, provoca una sensación de bienestar consigo mismo ya que prestan un servicio a la comunidad. De hecho, el estudio en el que esta basado esta lista revela que el 80% de los bomberos están ‘muy satisfechos’ con su trabajo.

Y el oro, el trabajo más feliz y satisfactorio, va para la Iglesia: los sacerdotes, con su trabajo espiritual y, en algunos casos, humanitario parece producirles la máxima felicidad que se puede sentir mientras realizas un trabajo. Quizás esto se deba a que interviene, principalmente, la vocación y no tanto la decisión.

Foto de Seo2 | Por Puro Amor Al Rap.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...