Usa protector solar

Este verano atípico nos ha traído el sol a España casi por sorpresa, y nos ha pillado a muchas con el blanco como protagonista. Mucha gente ha pisado la playa por primera vez en este puente de agosto, y ha descubierto cómo el rojo es capaz de adueñarse de la piel con gran facilidad. Más aún cuando las prisas de un moreno tardío nos hacen olvidar lo más importante: usar protector solar. Un concepto que, a parte de ser el punto de partida de uno de los vídeos más optimistas y visitados de la red, también es una premisa importantísima para mantener nuestra piel joven y bonita. Cualquier bronceado luce mejor sobre una piel sana.

Consigue un precioso tono de bronceado con la ayuda de la crema solar

Según un artículo reciente de Terra, el 80% de personas deben el envejecimiento prematuro su la piel a la radiación solar y, más concretamente, a los efectos de los rayos UVA. Son estos los que pueden penetrar hasta las capas más profundas de la piel, provocando su deterioro y la aparición de manchas. Por su parte, esas molestas quemaduras superficiales, a veces con ampollas, se deben a los rayos UVB.

¿Qué podemos hacer para evitarlo? La respuesta ya la conocemos. Los protectores solares más efectivos parten del factor 15 de protección, aunque lo más recomendable es un factor 30 o más en el caso de pieles sensibles, y son de aplicación obligada mínimo 30 minutos antes de exponernos al sol. El bronceado es un mecanismo de defensa de la piel contra los efectos del sol, por lo que, a medida que aumenten los días de exposición, podemos ir reduciendo el factor de protección.

A la hora de protector solar, hay que parar atención a dos factores. El primero, que proteja contra los dos tipos de rayos antes especificados. A más factor, más garantías en ese sentido. El segundo, que sea a prueba de agua. Sea como sea, al abandonar el remojo siempre es recomendable volver a  aplicarse la loción.

Dicho todo esto, surge otra pregunta en la mente de las más coquetas. ¿El protector solar evita el bronceado? E aquí el gran dilema y disuasorio de la aplicación de crema en muchos casos. Si bien es cierto que ralentiza su aparición, también asegura que ésta se lleve a cabo de forma totalmente segura. Sin quemaduras, sin dolor y sin aumentar las probabilidades de envejecimiento de la piel, aparición de manchas o de patologías graves como el cáncer. Además, nos garantiza un bronceado más duradero: aparece más tarde, pero también desaparece más tarde. No obstante, y si eso nos hace sentir mejor, podemos optar por un protector solar con efecto bronceador. Nadie nos garantiza que sus efectos vayan más allá del placebo, pero no perdemos nada por intentarlo.

Si quieres que tu piel se mantenga tersa, bonita y bronceada durante más tiempo, convierte el protector solar en tu gran aliado.

Foto: This is me por Jessica Rabbit’s Flickr en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...