Violación adolescente y embarazo: la historia de Gisell

Los abusos sexuales a una menor, y el posterior embarazo y maternidad no han sido lo bastante traumáticos como para negar el amor de madre en la historia de Gisell.

embarazo

El aborto ha sido uno de los temas más controvertidos del año. De hecho, la reforma que planteaba el ministro Gallardón fue de esas que hicieron que la sociedad saliese a las calles. Su solo planteamiento era retroceder atrás en el tiempo, y plantearse vivir como en los países del tercer mundo en los que por casi cualquier causa, abortar es delito en todas ellas. En España, por suerte, nos libramos de una reforma retrógrada en todos sus puntos, pero no por ello las mujeres españolas abortan aún teniendo derecho. De hecho, la historia de Gisell es de esas que te ponen los pelos de punta, la de una madre coraje a la que lo que más importa en el mundo es su hijo, aún pese a cumplir recientemente la mayoría de edad, y ser éste fruto de una violación.

La historia de Gisell es de las más complicadas que nos trae la actualidad informativa, y sale ahora a la luz pese a que todo ha quedado atrás, ya que su bebé tiene ya 18 meses. Ahora que ella es mayor de edad, y que el juicio a su agresor está avanzando por su caso, parece que ha perdido el miedo. Un miedo que la llevó a tomar decisiones ocultándose de sus propios padres, un miedo que no la dejaba salir de su propia casa, pero un miedo que no fue capaz de asomar ni una pizca de duda acerca de querer o no tener al bebé.

Tal y como ha contado a la prensa, Gisell vivió la violación como una verdadera tragedia. De hecho, una noche, de madrugada, cuando volvía sola a casa fue cuando pasó todo. Un hombre, de unos 50 años, la obligó a ir con él a un lugar apartado, bajo la amenaza literal de «o follas, o te mato». Aunque la chica grito e intentó defenderse, todo fue inútil. El resultado de aquella violación, cuando ella solo contaba con 16 años, fue el embarazo del que a día de hoy es su hijo. Desde aquel momento, Gisell se encerró en sí misma. No quería salir. No quería hablar. No quería ir sola a ningún sitio. Desde aquel entonces, pasaron cuatro meses. Todo ese tiempo, la adolescente ocultó a sus padres el embarazo. Un día cayó enferma, y tras varias sospechas de los progenitores, se supo la verdad.

Recordar de nuevo aquella historia fue terrible para ella. De hecho, asegura que es de las personas que se encierran en sí mismas, y a las que no les gusta contar sus sentimientos. Sin embargo, cuando sus padres lo supieron, se plantearon el aborto como opción. Era demasiado tarde para la intervención de urgencia. Y además, la chica no quería abortar. De hecho, no se lo planteó en ningún momento. Los últimos meses del embarazo la angustia por ver si el bebé se parecería físicamente al padre biológico, al «monstruo» como le llama la madre del pequeño, fue brutal. Sin embargo, el empeño de Gisell por amar a aquel niño, fruto de una de las experiencias más traumáticas de su vida se impuso.

A día de hoy, el bebé tiene 18 meses, y en su familia aseguran que es un niño precioso y que no les recuerda para nada aquella historia de la que vino. Gisell asegura que jamás le hablará de su padre al bebé, aunque sí le contará su historia cuando éste crezca. El caso está en los juzgados, y al hombre que violó a Gisell ya lo han condenado por otra violación anterior en la zona. En cuanto al caso de Gisell, la condena viene aún ahora, ya que se ha tenido que hacer una prueba de ADN al pequeño, la cual ha dado positiva, por el hecho de que el solo testimonio de la menor no valía. Es más, Gisell recuerda haber pasado un verdadero calvario con acusaiones de policías de lo que podría pasarle por falso testimonio. Hija de colombianos, asegura que es sorprendente como nunca antes había vivido algo similar en su país, ni tampoco había visitado jamás una cárcel, para tener que hacerlo en España.

La historia de esta chica me parece increíble. Sinceramente hay que tener mucho coraje para tener a un bebé fruto de esa experiencia traumática. Yo creo que no sería capaz. Pero no solo respeto su decisión, sino que quiero poner énfasis en todos aquellos colectivos que defienden el hecho de que porque se permita el aborto siempre se abortará, porque éste es uno de los casos en los que pese a todo, la madre quiso tener a su bebé, y lo ama con toda su alma.

Imagen: German Tenorio

Vía: El Mundo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...