Decir «no» a tiempo para mejorar las relaciones con los demás

Una de las facetas más difíciles en las relaciones del día a día para la mujer es aprender a decir «no». Para poder afrontar todas las decisiones diarias que debemos  adoptar las mujeres hace falta mucha fuerza de voluntad. Hay muchas mujeres que suelen tener problemas a la hora de responder un «no» a preguntas o acciones diarias, posiblemente por miedos, por indecisiones internas, por no defraudar a la persona que tienen delante, por miedo a lo que pensarán o simplemente por falta de voluntad para imponer lo que realmente queremos expresar.

Muchas veces el miedo a que pensarán es más fuerte que la palabra «no» y solemos caer en la tentación de decir lo más fácil o lo que la gente espera oír. También está el miedo a perder una amistad o perder el amor hacia una persona, pero no hay que olvidar, que si contestas que no a algo que no te apetece la otra persona debería respetar tu decisión y se sentirá también más libre ya que podrá proponerte cosas sabiendo que tu siempre serás sincera y que no hará nada que te pueda ni ofender ni disgustar, por qué tú siempre le sabrás decir «no». En mi opinión, saber decir no es un arte que ayuda a las relaciones con otras personas que nos rodean.

Si algo he podido aprender de la vida es que en el mismo momento en que se aprende a decir «no» es cuando consigues tener unas relaciones con los demás más satisfactorias y cuando internamente te sientes más segura, más realizada y más valorada. Para que nos respeten primero debemos respetarnos y si no aprendemos a decir «no» a tiempo, nos encontraremos haciendo cosas que posiblemente no nos apetezcan, no nos interesen o lo que es peor, no poder hacer lo que de verdad nos apetece por esa falta de voluntad.

Algunas formas de conseguir aprender a decir «no» es en primer lugar, reflexionar lo que nos están preguntando, tómate un tiempo para pensar y por su puesto no respondas rápidamente. Si lo que te están pidiendo no es lo que quieres responde con sinceridad. Es sorprendente como un «no» a tiempo puede cambiar muchas cosas, pero sobre todo, internamente, la mujer coge mucha fuerza en sus decisiones y toma el control de su vida. Por ello, si sabemos que algo que nos están ofreciendo es perjudicial, no lo aceptes, es tan sencillo como decir dos letras: no.

Ante las situaciones diarias podemos encontrarnos quien quiera que hagamos cosas para las que no estamos preparadas o que simplemente no nos apetezcan, pero por ello, si te dejas un tiempo para reflexionar antes de responder, podrás exponer tus razones por las cuáles «no» quieres hacer lo que te piden. Para hacer feliz a los demás, primero tienes que ser feliz tú, por ello, no debes hacer cosas que no quieras o no te apetezcan y por este motivo es importante que tengas en cuentas tus propios deseos antes de responder para poder aceptar o rechazar cualquier propuesta que te hagan. De hecho, no se trata de imponer tu voluntad, sino de expresar lo que tú quieres y lo que sientes. ¿Alguna vez te ha pasado que no has sabido decir «no» a tiempo?

Foto | Victor1558 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...