¿Es posible controlar los sentimientos?

controlar-sentimientos

Se dice que a medida que uno se enamora de otra persona, va perdiendo cada vez más y más control sobre sus sentimientos. Por supuesto que eso no tiene porqué ser algo malo, de ahí lo maravilloso que es enamorarse, con todo lo nuevo e incierto que conlleva. Pero a veces, nos arrepentimos de lo mucho que nos hemos dejado llevar por ellos, cuando somos conscientes del dolor que nos ha provocado la imposibilidad de manipulación del sentir y de la falta de control sobre ellos.

Puede que el ser humano tenga dos clases de mentes: una de ellas es la piensa, mientras que la otra es la que siente. Quizás la mente racional sea la que ajuste, censure y controle todo aquello que proceda de nuestras emociones; y la mente emocional sea la que de alguna manera nos «alimente». Puede que gracias a la mezcla y unión de estas dos mentes, podamos conocernos a nosotros mismos, y al mundo en el que vivimos.

Las mentes emocionales son controladas por sentimientos, emociones, pasiones… ¿Pero qué los diferencia a unos de otros?:

  • Las emociones son estados de ánimo breves, de aparición brusca y que va acompañada de reacciones fisiológicas, como por ejemplo, palpitaciones, nerviosismo o palidez. Todo estado de ánimo puede desencadenar una enfermedad, en el caso de las emociones se produce la angustia (sensación de miedo sin saber a qué se tiene miedo).
  • Los sentimientos son estados habituales por los que pasa la afectividad, perdurables en el tiempo y dejan huella en la memoria y el pensamiento. Su intensidad es poco inferior a la de la emoción. Forman parte de nuestra personalidad y la modelan. Hay sentimientos positivos, como por ejemplo el amor, y sentimientos negativos, como puede ser el odio.
  • La pasión es un estado de ánimo que se caracteriza por tener la intensidad de la emoción y la duración del sentimiento. Es un tipo de afecto intenso y permanente, que domina tanto a la razón como a la voluntad. En su desarrollo se puede llegar a lo patológico, y que la pasión se convierta en obsesión (como unos celos extremados).

Dicen que para ser capaces de controlar nuestros sentimientos, el primer paso es conocerse a uno mismo, y poder estar seguro de qué se siente en cada momento. También cuentan que para ser capaces de controlar nuestras emociones, debemos tener poder sobre nosotros mismos: tener la capacidad de tranquilizarnos, de liberarnos de la ansiedad, de la tristeza, de la inestabilidad, etc.

Además, se recomienda ser capaces de motivarnos a nosotros mismos, ya que el control de la vida emocional resulta esencial para la motivación y la creatividad. El poder reconocer las emociones de otros, la empatía, es una gran habilidad que indica que necesitan o que quieren los demás, y esta capacidad da una gran apertura hacia las relaciones sociales.

A pesar de todo lo dicho hasta ahora, considero fundamental el hecho de tener el valor para actuar, ser y sentir, sin ningún tipo de miedos. Uno tiene que tener la actitud y la motivación suficientes para hacer y vivir una vida plena sin barreras mentales, y aún menos emocionales. Pero aunque los impulsos emocionales de cada individuo pueden ser difícilmente evitables, está demostrado que pueden modificarse y reconducirse, aprovechando su fuerza en el sentido conveniente para generar bienestar individual y social.

Imagen | flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...