Cómo aumentar el saldo positivo de la cuenta emocional de la pareja

Con la llegada de San Valetín conocemos algunos aspectos clave en el componente emocional de la pareja

pareja

Por Antonio Gutiérrez. Coach personal y de salud de TISOC Coaching

Catorce  de Febrero, el día en el que los músculos de Cupido  se ejercitan para lanzar con fuerzas sus flechas cargadas de pasión, miradas de ternura, palpitaciones  y respiraciones profundas. Un día de veinticuatro horas intensas. El día quince los músculos se relajan y, para muchos, se atrofian durante un año más. Pero las relaciones de pareja van mucho más allá de un día. Estamos ante un proceso en el que cada minuto va perfilando una nueva realidad de la pareja y en el que cada gesto contribuye a que nuestra cuenta bancaria emocional esté en positivo o en números rojos.

Si nuestra cuenta emocional es saneada la confianza de los miembros está en máximos, así que la relación va viento en popa y la comunicación fluye naturalmente, casi sin esfuerzo. Incluso si metemos la pata hay un colchón mullido que compensa el descalabro y que borra huellas a base de olvido o, al menos, desinterés por el percance.

A veces, fruto del cansancio de viaje, aparecen miradas, reproches, olvidos… que poco a poco van devorando de nuestra cuenta emocional para llevarnos a un saldo negativo. Y ya se sabe que los saldos negativos son anticipo de problemas en la pareja. ¿Cómo hacer un reintegro en nuestra cuenta emocional para no llegar a este punto? Hacer un depósito implica aportar a la vida de nuestra pareja cosas que le hagan sentir bien. Veamos ocho verbos, ocho  formas de aumentar el saldo del banco emocional en una relación de pareja.

  1. Identificar qué necesita el otro. Muchas veces hacemos cosas por nuestra pareja con buena intención, pero no es lo que el o ella precisa.
  2. Escuchar. Hacer uso de la anatomía de nuestra cabeza. Nuestro diseño es perfecto para la comunicación. Dos orejas, una boca. Escucha el doble de lo que hablas.
  3. Elogiar. Reconoce verbalmente las virtudes del otro mirándole directamente a los ojos. Sin hacer la pelota, ni de forma cargante. Aludiendo sin más a lo que más nos gusta del otro.
  4. Valorizar. Recuérdale lo importante que es para ti. Una frase como: “a tu lado he aprendido a ser mejor persona” denota sencillez, humildad y reconocimiento.
  5. Aportar actitudes que abran los corazones. Tres expresiones son llaves para abrirlos: “gracias”, “perdón” y “lo siento”. Ponerlas en práctica aumenta el saldo de forma considerable.

Foto: oleh slobodeniuk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...